¡10 cosas sorprendentes que les ocurren a los hombres a medida que envejecen!

¡10 cosas sorprendentes que les ocurren a los hombres a medida que envejecen!

Cuando éramos jóvenes, no podíamos esperar a crecer para finalmente poder hacer cosas de adultos.

Admitamos lo equivocados que estábamos por decir eso.

Envejecer no es sólo lo que se ve en el espejo: hay mucho más dentro.

Hoy vamos a enumerar 10 cosas que ocurren a medida que envejeces. Veamos hasta qué punto te sientes identificado con ellas.

Echemos un vistazo a la lista:

  1. Dejas de ocuparte de las tonterías de los demás
  2. Te importa menos lo que piensen los demás
  3. Pierdes el pelo…RÁPIDO
  4. Empiezas a verte en los demás
  5. Adoptas un conjunto de valores fundamentales
  6. Los acontecimientos de la vida cobran más sentido
  7. Reaccionas mejor ante el estrés
  8. Por fin eres una persona madrugadora
  9. El tiempo pasa volando
  10. Te vuelves más feliz

1. Dejas de lidiar con las tonterías de los demás

Robin Dunbar, antropólogo y psicólogo evolutivo británico, realizó un estudio publicado en 2016 en la revista Social Networks.

Analizando los registros de llamadas de los participantes, determinó que la persona media solo tiene contacto regular con unas 5 personas.

No es de extrañar porque, a medida que uno envejece, adopta más responsabilidades y, por tanto, dispone de menos tiempo.

Algunos de los mayores deseos de los jóvenes son tener muchos amigos y caer bien a todo el mundo.

hombre de unos 50 años que sufre estrés
Llegas a un punto en el que ya estás harto y antepones tus propios intereses.

Con la edad empiezas a darte cuenta de que mantener todas esas conexiones te hace perder mucho tiempo.

Al fin y al cabo, no todo el mundo que conoces quiere ser tu amigo, y a ti mismo no te gusta todo el mundo que conoces.

Como tienes menos tiempo, ya no puedes permitirte malgastarlo con gente que te impacta de forma negativa.

Teniendo esto en cuenta, lo siguiente no debería sorprenderte.

2. Te importa menos lo que piensen los demás

hombre mayor y mujer joven teniendo una cita en un restaurante

Sabemos que nuestro círculo social -al menos la parte con la que nos relacionamos- se reduce con la edad, por lo que tenemos menos espacio para opiniones ajenas.

A medida que envejecemos, las pocas conexiones que mantenemos con amigos íntimos y familiares son todo el apoyo que necesitamos. Las opiniones sobran.

La perspicacia de las personas que nos importan es más importante. Ya no perdemos el tiempo con chismes y rumores, de hecho, los evitamos por los problemas que han causado.

Todo esto supone una gran liberación de estrés, ya que podemos estar seguros de que las cosas que oímos -tanto positivas como negativas- proceden del corazón de personas que sólo quieren lo mejor para nosotros.

Nunca lo conseguirás si te pasas el tiempo cuestionándote lo que los demás pensarán de ti.

A lo largo de la vida, vamos a oír todo tipo de cosas sobre nosotros mismos y los que nos rodean. Algunas resultan ser ciertas, pero todo lo demás se convierte en risible.

En serio, aprendemos a reírnos de las cosas negativas que oímos sobre nosotros, que nos escandalizarían de niños o de jóvenes.

También aprendemos a apreciar a quienes nos hacen críticas constructivas, que nos ayudan a abrir los ojos sobre cosas en las que tenemos que trabajar.

Por cierto, también le interesará:  13 errores al hablar en público que debe evitar en su presentación

3. Pierdes el pelo – RÁPIDO

Uno de los mayores temores a los que se enfrentan la mayoría de los hombres es ver cómo se les empieza a caer el pelo, pero lo que realmente les sorprende es lo rápido que ocurre.

Según la American Hair Loss Association, 2 de cada 3 hombres sufrirán algún tipo de calvicie de patrón masculino antes de los 35 años.

Las causas son diversas: la genética, las sustancias químicas de los productos capilares, el estrés y los hábitos alimentarios poco saludables son algunas de las más conocidas.

Tenemos un artículo dedicado a las 10 causas más comunes de la caída del cabello, así como consejos para superarlas.

La mayoría de la gente busca curas cuando ya es demasiado tarde, y empresas como Keeps se han dado cuenta de ello.

Así que, en lugar de eso, enfocaron el problema desde otro ángulo y se centraron en la prevención.

4. Empiezas a verte en los demás

hombre rodeado de mujeres más jóvenes

Cuando eras joven, tenías grandes sueños para cuando crecieras.

La mayoría de la gente quiere dejar huella en este mundo de una forma u otra. Por eso hay tantos aspirantes a artistas y deportistas.

Otros quieren cambiar el planeta: muchos esperan acabar en los libros de historia.

La vida nos enseña que no todo el mundo está destinado a alcanzar el reconocimiento mundial. Pero eso no significa que sus vidas no tengan impacto.

A medida que te haces mayor, las relaciones que mantienes en la vida cobran más sentido. No es ningún secreto que tendemos a actuar, hablar y pensar como quienes nos rodean, pero no somos meras esponjas que lo absorben todo.

Las personas que nos rodean se convierten en espejos de nosotros mismos.

Lo bueno que decimos y hacemos puede inspirar a otros a hacer lo mismo, y descubrimos que nuestros amigos, familiares y especialmente las generaciones más jóvenes se sienten inspirados por nosotros.

Por desgracia, somos humanos y también cometemos errores. Ver a la gente cometer los mismos errores que nosotros nos abre los ojos al impacto que podemos tener en los demás.

5. Adoptas un conjunto de valores fundamentales

Todos hemos oído alguna vez el dicho: “Uno se hace más sabio con la edad”.

La mayoría de la gente cree que es cierto, y la psicología ha señalado buenas razones por las que es así.

A medida que envejecemos, las lecciones de vida que hemos aprendido se acumulan. A estas alturas tenemos una vasta experiencia en todo tipo de situaciones, y parece que ya nada puede sorprendernos.

Todo esto -lo bueno y lo malo- nos lleva a creer que entendemos lo que hace girar al mundo.

Ser así -me atrevería a decir- de arrogantes con las cosas que sabemos nos lleva a adoptar principios básicos por los que vivimos. Por eso la gente tiende a ser más conservadora a medida que envejece.

Pero esto no es malo en absoluto. valores o normas por las que vivimos -suponiendo que nos beneficien sin perjudicar a los demás- es una buena forma de enfocar la vida.

6. Los acontecimientos de la vida cobran más sentido

¡10 cosas sorprendentes que les ocurren a los hombres a medida que envejecen!

Según Psychology Today, los adultos afirman tener más estabilidad emocional que los jóvenes.

Por cierto, también le interesará:  Cómo dar prioridad a su salud mental durante las vacaciones

Los adultos prestan más atención a lo bueno, menos a lo malo y se recuperan más fácilmente de los sentimientos negativos.

Esto puede llevar a la gente a creer que uno se vuelve menos emocional en general a medida que envejece, pero en realidad no es así.

A medida que envejecemos, las responsabilidades que adoptamos reducen nuestra concentración y nos hacen interesarnos más por las cosas que nos rodean.

Aunque los adultos reaccionan emocionalmente en menos ocasiones que los jóvenes, sus emociones son más poderosas.

Esto se debe a que las generaciones mayores han tenido más experiencia vital, lo que les ha hecho más resistentes.

En el lado positivo, también aumenta la sensación de logro y orgullo por nuestros logros.

Puesto que, como adultos responsables, desempeñamos un papel en la vida de los nuestros, tendemos a ver el éxito y el fracaso de los que nos rodean como propios.

En otras palabras, también desarrollamos mayores niveles de empatía.

7. Reaccionas mejor ante el estrés

Ya hemos hablado de cómo dejas de preocuparte tanto a medida que envejeces. Afortunadamente, esto también se aplica al estrés.

Aunque hay muchas definiciones de estrés, la gente lo experimenta de distintas maneras.

El estrés es una reacción habitual cuando nos sentimos obligados a hacer cosas, como tomar decisiones difíciles o cambiar nuestra forma de hacer las cosas.

La incertidumbre sobre nuestros resultados puede hacernos sentir incómodos. Por eso el estrés laboral es tan común entre los adultos.

hombre preocupado
Puedes hacerlo. Después de todo, ya lo has hecho muchas veces.

A medida que envejeces, pasas por muchos de los mismos escenarios vitales una y otra vez. Con la experiencia, el estrés de “¿Puedo hacerlo?” se convierte en “No hay problema, lo he hecho tantas veces”.

La confianza en que podemos salir adelante -independientemente de lo que estemos haciendo- es lo que nos libera del estrés cotidiano.

Por eso la experiencia es tan valiosa en la vida. Nos enseña a avanzar allí donde muchos deciden detenerse.

8. Por fin te conviertes en una persona madrugadora

¿Todavía te preguntas cómo tu madre era capaz de despertarse a las 6 de la mañana cada mañana, mientras que tú apenas te levantabas para llegar al colegio a las 9?

Lo creas o no, no es sólo ella. Los adultos se despiertan antes en general y hay razones tanto médicas como sociales para ello.

Hay una razón por la que “de 9 a 5” es un término utilizado para explicar el horario de trabajo de la persona media.

Esto significa básicamente que, tanto si eras una persona madrugadora como si no cuando eras más joven, la mayoría del mundo se despierta y empieza el día temprano.

hombre durmiendo
Puede que odies tu despertador, pero también deberías estarle agradecido por ayudarte a mantenerte al día con el mundo.

Con el tiempo, el cuerpo empieza a reconocer un patrón en las horas de sueño y se ajusta en consecuencia; la mayoría de la gente se da cuenta de ello.

Así es como se consigue la sensación de despertarse de forma natural a la misma hora todos los días, independientemente de cuándo se haya dormido.

Por cierto, también le interesará:  13 cosas que hacer cuando estás aburrido y atrapado en casa

La cantidad de sueño también disminuye con la edad, pero no es tan malo como parece.

En pocas palabras, a medida que envejeces gastas menos energía y tu cuerpo tarda menos en recuperarse durante el sueño.

Por eso no es raro que los ancianos duerman 6 horas, que suelen compensar con una siesta durante el día.

9. El tiempo pasa volando

Cuando eres joven, en lo único que piensas es “¿cuándo va a terminar esto para que por fin pueda jugar, socializar y disfrutar de mi tiempo libre?”.

La escuela parece no acabar nunca y el fin de semana queda muy lejos. Ahora, sólo piensas en plazos.

Cuando eres joven, tienes una visión estrecha del mundo. Interactúas a diario con el 90% de tu círculo social.

Probablemente vivías con tus padres y los veías todos los días. Todos tus amigos iban al mismo colegio y al mismo barrio que tú.

Pero a medida que creces y tus contactos empiezan a dispersarse, te das cuenta de lo valioso que es tu tiempo.

reloj de bolsillo
¿Mirarías la hora? ¿Han pasado ya tantos años?

La persona media pasa de vivir con sus padres a verlos sólo un par de veces al año en cuanto se muda.

Empiezas a tener que programar reuniones con amigos, a veces con días o semanas de antelación, ya que la vida te lleva por caminos y destinos diferentes.

Nuestro círculo social, que antes se extendía por unas pocas calles, ahora está disperso, a veces incluso por todo el mundo.

Por suerte para nosotros, las redes sociales e Internet nos ayudan a mantenernos al día de las personas que forman parte de nuestras vidas, pero también nos recuerdan lo rápido que puede pasar el tiempo y lo mucho que puede cambiar.

10. Te vuelves más feliz

hombre mayor atractivo en buena forma

La Facultad de Medicina de San Diego de la Universidad de California realizó un estudio exhaustivo con 1.006 personas.

Descubrieron que los niveles de felicidad empiezan a descender a partir de los 7 años, pero vuelven a subir a medida que uno se acerca a los 70.

Aprendes a apreciar las pequeñas cosas positivas de la vida y, como ya hemos dicho, las negativas te afectan menos.

Para la mayoría de la gente, encontrar un lugar en su comunidad, ver su impacto en ella y empezar a tener un sentimiento de pertenencia.

A medida que envejeces, empiezas a quererte por lo que eres y a apreciar lo lejos que has llegado en la vida.

Las responsabilidades que adoptan son más significativas, tanto para uno mismo como para los que le rodean.

Pasamos la mayor parte de nuestras vidas persiguiendo cosas que creemos que nos van a dar la felicidad.

Sólo cuando nos damos cuenta de que quizá nunca consigamos muchas de esas cosas, empezamos a apreciar la vida por lo que nos ha dado.

A medida que envejezcas, te darás cuenta de que no es tan malo como la gente lo pinta. Al fin y al cabo, es parte de la vida.

Hacerse mayor no significa que tengas que renunciar a tu juventud, pero ten en cuenta estas 10 cosas para no llevarte sorpresas por el camino.

Etiquetas:

Dejar una respuesta