1969 Pontiac GTO Judge – El muscle car americano original

1969 Pontiac GTO Judge – El muscle car americano original

Una breve lección de historia

El Pontiac GTO original comenzó a fabricarse en 1964 y tuvo una vida útil de diez años, hasta principios de 1974. El GTO se fabricó y comercializó como un muscle car muy agresivo, orgulloso de su motor de gran cilindrada y de sus líneas de diseño únicas.

El Pontiac GTO del 64 fue desde el principio un revulsivo para la industria de Detroit. Era un concepto bastante simple en su núcleo. Pontiac partió de un Tempest de tamaño medio y le añadió todas las piezas necesarias para albergar un potente motor 389, el más potente del momento. Si a esto le añadimos la marca de competición “GTO” y las comodidades específicas de Pontiac, tenemos un ganador.

El Pontiac GTO fue un éxito absoluto y en poco tiempo los competidores se lanzaron a crear su propia versión de este novedoso concepto. El año 1969 es considerado por muchos como el más prolífico de la industria automovilística estadounidense, sobre todo en lo que a muscle cars se refiere. La carrera por el mejor pony car nunca había estado tan reñida y luchada entre tantos competidores.

En definitiva, gracias al Pontiac GTO de 1969, también pudimos ver a modelos de la talla del Dodge Charger R/T, el Ford Mustang Boss 429, el Yenko Nova SC427 o el famoso Plymouth Road Runner dar forma a lo que hoy conocemos como la era dorada de los muscle cars. Echemos un vistazo a lo que hizo tan famoso al Pontiac GTO de 1969, apodado Goat, para destacar entre una multitud de estrellas.

Por cierto, también le interesará:  BMW presenta la gama de coches de altas prestaciones M4 2025

1969 Pontiac GTO Judge - El muscle car americano original

¡Aquí viene el juez!

Lo más probable es que el Judge original estuviera pensado para ser un muscle car económico, probablemente sólo disponible en un único color y con alfombrillas de goma básicas. Por lo demás, se diseñó para albergar los mejores paquetes de prestaciones disponibles en la época.

Existente como opción de 332 $ en el GTO de techo duro o en el descapotable, el Judge podía incluir aún más prestaciones. El motor V8 Ram Air III de 366 CV de serie estaba asociado a una caja de cambios manual de 3 velocidades con palanca en T Hurst. Venía, sin embargo, con la suspensión firme GTO de serie y cristales de competición.

Para obtener aún más prestaciones, los compradores podían optar por el Ram Air IV, que hacía uso de un revolucionario diseño de levas para exprimir hasta 370 CV. Sin embargo, necesitaba estar siempre por encima de las 3.000 RPM para hacer llegar la potencia a las ruedas y el cambio manual de 4 velocidades tampoco era el mejor del mercado. El cambio automático de 4 velocidades, junto con los frenos de disco delanteros y la dirección asistida, eran una opción mucho mejor para el Pontiac GTO Judge.

En el exterior, el exclusivo alerón trasero destacaba entre la multitud, acompañado del mismo color Rojo Carrusel, conocido por Chevrolet como Naranja Hugger. Junto al alerón de la cubierta trasera había un extravagante tacómetro montado en el capó y franjas en las puertas inspiradas en las carreras. El Pontiac GTO Judge de 1969 se erguía con elegancia sobre unas llantas Rally II desprovistas de sus aros cromados y calzadas con neumáticos G70-14.

1969 Pontiac GTO Judge - El muscle car americano original

¿Era rápido? En realidad, todo un corredor.

Cuando se paraba codo con codo en el semáforo en rojo, te lo pensabas dos veces antes de intentar una pelea con el Juez. El Ram Air IV era bueno para un 0 a 60 mph en un muy rápido para su tiempo, 5,1 segundos. Por si fuera poco, en una carrera oficial de aceleración, el GTO Judge hizo el cuarto de milla en 14,77 segundos a 96,5 mph, con el Ram Air III y un cambio manual de 4 velocidades.

Por cierto, también le interesará:  La temporada 2023 del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 batirá récords

Más tarde, el Judge se probó de nuevo en la pista, esta vez con el Ram IV. Se deshizo de 1,1 segundos de su tiempo original y voló más allá de la línea de meta a 105 mph. Haciendo honor a su nombre, el Judge impartía justicia callejera a cualquier ignorante que se lo pidiera. No fueron sólo los caballos extra del motor los que redujeron el tiempo en el cuarto de milla. En realidad, con unas marchas extremadamente cortas (de 2,22:1 a 1:1) y un diferencial hipoide con capacidad de deslizamiento limitada, el Judge tiró de todo para lanzarse al límite de adherencia de los G70-14 y seguir cavando hasta la marca del cuarto de milla.

1969 Pontiac GTO Judge - El muscle car americano original

¿Puedes conseguir un Pontiac GTO Judge hoy?

Con innumerables artículos y libros escritos en su honor, el GTO Judge no tardó en convertirse en un coche de colección. A pesar de que comenzó como un muscle car asequible para todos, las subastas recientes en casas de subastas de alto perfil han logrado llevar los precios a un territorio de 6 dígitos.

De hecho, la mayoría de los GTO IV Ram Air de 4 velocidades en buen estado se pujan por entre 30.000 y 80.000 dólares. La diferencia de precios tiene en cuenta el estado del vehículo, la existencia de accesorios originales, así como la documentación.

Aún así, estos no son los GTO más caros del mercado ahora mismo. He aquí un dato interesante: durante los años 60, la mayoría de las veces se deseaba tener un techo sólido sobre la cabeza cuando se buscaba un muscle car. La obscena cantidad de potencia producida por los V8 de gran cilindrada daba miedo y cualquier choque, derrape o vuelco podría haber sido fatal en un descapotable.

Por cierto, también le interesará:  Una oportunidad única de comprar un Ferrari 250 GTO de fábrica

Aun así, se fabricó un número limitado de Pontiac GTO Judge descapotables. Debido a su rareza, se han vendido en subastas por hasta 620.000 dólares en perfecto estado. Es más de lo que valen muchos supercoches hoy en día.

1969 Pontiac GTO Judge - El muscle car americano original

El auge, el declive, el legado

Pontiac produjo la mayor cantidad de GTO Judges durante 1969. Aun así, el modelo supuso 6.883 unidades del total de 72.287 GTO producidos. Aunque supuso el boom de la fabricación de muscle cars, principios de los 70 no era el momento ideal para poseer un coupé devorador de gasolina. Por ello, las ventas cayeron drásticamente en los años siguientes, reduciéndose a sólo 374 unidades en 1971.

A pesar de la rápida ascensión al poder y de una caída igual de rápida, el Pontiac GTO Judge dejó tras de sí un sólido legado, admirado por los amantes de los muscle cars de todo el mundo. Algunas personas inspiran a una generación. Puede ser a través de un ejemplo de trabajo duro y perseverancia. O a través de su guía y sus sabias palabras. De forma similar, el Pontiac GTO Judge marcó el camino de lo que se convirtió en un símbolo automovilístico americano muy querido: el muscle car.

Al GTO Judge le debemos la existencia de bestias brillantes como el Hemi Cuda, pero aún más, le debemos la oportunidad de ver en qué consistía realmente la esencia de los cupés V8 de bloque grande. Sin tonterías, potencia bruta entregada al suelo a través de neumáticos destrozados.

Si alguna vez tienes la oportunidad de conducir uno, hazte un favor. Calienta el poderoso Ram Air, encuentra una calle vacía, baja las ventanillas, pisa el acelerador y disfruta de los sonidos de la sinfonía mecánica que se escapa de debajo del capó vibrante y sale por los silenciadores dobles invertidos.

Etiquetas:

Dejar una respuesta