5 razones por las que la universidad NO equivale al éxito

5 razones por las que la universidad NO equivale al éxito

Acaba los estudios.

Consigue un título universitario.

¿Éxito garantizado?

No del todo.

Asistir a la universidad se ha convertido en el camino socialmente exigido.

Obtener un título universitario se ha convertido en un objetivo en la persecución por alcanzar la felicidad.

El único problema con el ‘universidad = éxito’ es que la educación académica no es la respuesta para todo el mundo.

El valor de tener un título está disminuyendo.

¿Es algo que todo el mundo necesita tener?

Sí, si aspiras a ser médico, abogado o arquitecto.

Pero no todos los trabajos requieren que demuestres en un papel que eres competente en tus habilidades.

Las cifras muestran que casi el 50% de los estudiantes que empiezan una licenciatura nunca la terminan. Y la deuda media de los préstamos estudiantiles en Estados Unidos es de 30.000 dólares.

Como padres, ¿es correcto empujar a sus hijos por ese camino? Para la mayoría de la gente, ¿es necesario ese tipo de deuda para dar a sus hijos la oportunidad de una buena vida?

Si optas por no cursar estudios universitarios, ¿cuáles son las alternativas?

Lee a continuación algunas sugerencias y las 5 razones por las que creo que la universidad está sobrevalorada para mucha gente.

#1 La universidad no te enseña CÓMO pensar

5 razones por las que la universidad NO equivale al éxito

Cientos de estudiantes leen el mismo libro y reciben la misma información de un profesor que probablemente nunca ha trabajado en el sector. Ese es el escenario medio en una universidad.

Un aula llena de estudiantes a los que se guía para que repitan la información al profesor.

Aunque algunas universidades son excepciones a la regla, en general estamos atrapados en un sistema educativo que no fomenta el pensamiento crítico.

El entorno académico entrena a los estudiantes para tener éxito en entornos específicos y controlados en un ambiente artificial.

En la universidad, conocerás a gente con opiniones y estilos de vida diferentes que desafiarán tu forma de pensar de nuevas maneras. Pero no es necesario ir a la universidad para encontrarte en un entorno así. Es probable que conozcas a gente en tu barrio que te exponga a nuevas ideas y formas de pensar.

Los que aprenden durante toda la vida se mejoran constantemente: eso es lo que va a determinar el éxito.

Las universidades pueden ser teóricas y no estar en contacto con la realidad. En un mundo en constante cambio, las universidades no cambian lo bastante rápido. Durante décadas, demasiados estadounidenses se han creído la idea de que toda persona necesita obtener al menos una licenciatura.

Los tiempos han cambiado.

Lo que más importa es tener las habilidades necesarias para hacer el trabajo, no un certificado que demuestre que te has pasado 4 años estudiando un tema.

Una licenciatura puede seguir siendo una buena inversión, pero es posible triunfar en Estados Unidos sin ir a la universidad durante varios años.

#2 Préstamos estudiantiles & El coste de oportunidad supera a los beneficios

graduación universitaria y dinero

Cada año, millones de jóvenes de todo el mundo se preguntan: “¿Qué universidad y qué titulación me convienen para lanzarme a una carrera de éxito?”. A menudo, la elección se guía por dónde tendrá el estudiante la mejor vida en el campus experiencia.

La cuestión no es si asistir a la universidad es una experiencia positiva para la mayoría.

La cuestión es si la experiencia merece el coste de oportunidad.

En Europa, algunos países ofrecen educación gratuita. Pero, ¿es gratuita? ¿Qué pasa con los impuestos que pagan los ciudadanos? El dinero para tu educación tiene que venir de algún sitio.

Un estadounidense que estudia en Europa sigue pagando la coste de oportunidad en el tiempo que se tarda en completar una titulación.

Por cierto, también le interesará:  10 consejos para parecer rico con poco presupuesto

En lugar de eso, quizá quieras buscar otras oportunidades: prácticas, comercio, viajes, oportunidades que podrían hacerte ganar dinero mientras descubres lo que realmente te apasiona.

Además, hablemos del elefante en la habitación – más del 50% de los estudiantes estadounidenses tienen una deuda de 30.000 dólares cuando se gradúan.

Los títulos universitarios son cada año más caros. De hecho, hay que hipotecar la vida para pagar el precio de un título. El rendimiento de la inversión en estos títulos universitarios suele ser muy inferior a la carga de la deuda adquirida.

Lamentablemente, hoy en día no todo el mundo puede permitirse ir a la universidad. Y los que pueden permitirse una licenciatura cargan con la esperanzadora ambición de que van a ganar mucho dinero una vez que se gradúen. Algunas carreras se pagan solas, pero la mayoría no.

No es de extrañar entonces que Barack Obama insinuara que ‘la gente puede ganar mucho más aprendiendo un oficio que con una licenciatura en Historia del Arte”.

No todos los que tienen un título universitario van a ganar mucho dinero. ¿Cómo vas a devolver esos préstamos? Podría perseguirte el resto de tu vida.

#3 Información & La educación es relativamente barata

5 razones por las que la universidad NO equivale al éxito

La educación es crucial, la universidad no.

El personaje de Matt Damon, Will Hunting (de la película Good Will Hunting) dio en el clavo con esta cita: “Desperdiciaste 150.000 dólares en una educación que podrías haber conseguido por un dólar cincuenta en cargos por retraso en la biblioteca pública”.

La información es barata y de fácil acceso. ¿Por qué no sacas uno de los libros que todo hombre debería leer?

Las fuentes en línea ofrecen clases universitarias gratuitas y tu biblioteca local es un tesoro de información. Si la única forma de aprender es yendo a la Universidad, quizá ese sea el mejor camino para ti.

Si no, considera alternativas a la educación. Una de las fuentes que utilizo regularmente para consumir información es Audible.

Puedes llevarte el libro a cualquier parte, escucharlo en tus desplazamientos diarios y ser más productivo mientras escuchas historias bien narradas mientras haces tus tareas. Me he descargado más de 200 de sus audiolibros y tengo la aplicación en mi teléfono.

#4 No hay garantías (aparte de una factura)

5 razones por las que la universidad NO equivale al éxito

El problema es que la gente asiste a la universidad con la mentalidad de que van a encontrar un trabajo de ensueño y ganar mucho dinero una vez que se gradúen.

La gente tiene que entender que el hecho de que alguien vaya a la universidad no le garantiza nada, excepto estar endeudado durante mucho tiempo.

Un título universitario no te garantiza un trabajo bien pagado. Ni siquiera te convertirá en un líder cualificado con posibilidades de llegar a la oficina de la esquina.

Desarrollar habilidades como el liderazgo, la toma de decisiones, la gestión de personas y recursos requiere práctica y experiencia reales. Son habilidades que no pueden adquirirse en el aula.

Por cierto, también le interesará:  13 errores al hablar en público que debe evitar en su presentación

No caigas en la garantía implícita de que un título universitario es tu billete hacia el éxito duradero.

Si invirtieras el mismo tiempo y energía que emplearías en obtener un título universitario en probando prácticas y explorando opciones de aprendizaje, o incluso alistándote en el ejército, puede que te vaya igual de bien, si no mejor.

Tienes que tomar la decisión más adecuada para ti.

#5 Allí no encontrarás tu propósito

hombre de pie sobre la roca pensando en el camino a seguir

La frase “encontrarte a ti mismo” es de uso común entre los estudiantes universitarios. Estudiar en una universidad reconocida se ha convertido de algún modo en un rito de paso para que los adolescentes pasen a la edad adulta y a una carrera profesional de éxito.

Los jóvenes suelen elegir la universidad como una opción involuntaria después de la escuela porque aún no han decidido qué hacer con sus vidas. Un título de 4 años les da tiempo para tomar esa decisión.

Las universidades se venden como lugares donde una persona puede encontrarse a sí misma.

Eso no siempre es cierto.

Un campus universitario es un mundo protegido. No es el mundo real.

La mentalidad que debe tener la gente cuando piensa en ir a la universidad es que va a seguir ampliando sus conocimientos sobre algo que le apasiona y que utilizará esa habilidad para resolver problemas del mundo real.

Si quieres ser profesor de inglés en primaria, no esperes que un título en educación te prepare para una clase llena de niños gritando. Puede que incluso acabes odiando la profesión de profesor.

Igual que encuentras un estilo que te sienta bien probándote ropa, un hombre se encuentra a sí mismo haciendo cosas. Desarrollando habilidades. Poniendo a prueba ideas y proyectos en el mundo real.

La forma más fácil de averiguar lo que vales es ponerte en situaciones desafiantes. Consigue un trabajo. Hazte voluntario en una organización para desarrollar tus habilidades. Viaja por el mundo trabajando a tiempo parcial. Persigue tus pasiones fuera de casa.

Viaja por el mundo trabajando a tiempo parcial. Persigue tus pasiones actuales fuera de la universidad. Y luego considera la posibilidad de obtener un título universitario, si es imprescindible, después de establecer tus verdaderas pasiones en el trabajo.

La universidad es la opción perfecta para mucha gente, sobre todo con una beca completa. Como estudiante de Cornell College para mi licenciatura y de la Universidad de Texas para mi máster, puedo dar fe de los atributos positivos de un título universitario. La red social y profesional es valiosa

Pero también he llegado a la conclusión de que la autoeducación es el mejor tipo de educación.

Preguntas frecuentes: Por qué un título universitario no garantiza el éxito

¿Tener un título universitario garantiza el éxito?

No, tener un título universitario no garantiza el éxito.

Aunque un título puede proporcionar valiosos conocimientos, habilidades y credenciales, en el éxito influyen diversos factores, como las capacidades individuales, la motivación, las circunstancias personales y las opciones profesionales.

¿Cuáles son algunas de las razones por las que un título universitario puede no conducir al éxito?

Falta de habilidades prácticas: La educación universitaria suele centrarse en los conocimientos teóricos, y los titulados pueden carecer de las habilidades prácticas necesarias en el mundo laboral. La experiencia en el mundo real y la formación especializada pueden ser necesarias para determinadas carreras.

Por cierto, también le interesará:  Las 4 mejores aplicaciones de salud mental para hombres

Cambios en el mercado laboral: El mercado laboral es dinámico y evoluciona constantemente. Un título muy valorado en el pasado puede no tener el mismo peso en el presente o en el futuro. Las industrias y los requisitos de cualificación pueden cambiar rápidamente, por lo que es esencial adaptarse y adquirir competencias adicionales más allá de una titulación.

Saturación del mercado laboral: Algunos campos pueden experimentar un exceso de oferta de titulados, lo que se traduce en una intensa competencia por unas oportunidades de empleo limitadas. Un título por sí solo puede no ser suficiente para destacar entre la multitud, y las personas pueden necesitar diferenciarse a través de prácticas, redes de contactos o cualificaciones adicionales.

Persecuciones empresariales: El éxito no se limita al empleo tradicional. Muchos empresarios y líderes empresariales han alcanzado un éxito significativo sin un título universitario. Crear una empresa o trabajar por cuenta propia requiere un conjunto diferente de habilidades y cualidades que pueden no estar directamente relacionadas con un título.

Redes y habilidades interpersonales: El éxito depende a menudo de unas sólidas habilidades interpersonales, de la capacidad para establecer contactos y de la inteligencia emocional. Estas habilidades no siempre se enseñan directamente en la universidad, y las personas que destacan en estas áreas pueden encontrar el éxito incluso sin un título.

¿Hay personas de éxito sin título universitario?

Sí, muchas personas de éxito han alcanzado grandes logros sin tener un título universitario.

Algunos ejemplos son empresarios como Steve Jobs (cofundador de Apple), Mark Zuckerberg (cofundador de Facebook) y Richard Branson (fundador de Virgin Group).

Estas personas demuestran que el éxito no depende únicamente de la educación formal.

¿Sigue siendo importante un título universitario en el mercado laboral actual?

Aunque un título universitario sigue teniendo valor en muchos sectores, su importancia puede variar según el campo y los requisitos específicos del puesto.

Algunas profesiones, como la medicina o el derecho, requieren titulaciones especializadas.

Sin embargo, cada vez son más los empresarios que dan más importancia a las aptitudes, la experiencia y los conocimientos prácticos que a la educación formal. Es importante tener en cuenta el sector específico, las tendencias del mercado laboral y los objetivos profesionales individuales a la hora de evaluar la importancia de una titulación.

¿Significa esto que no debo obtener un título universitario?

La decisión de obtener un título universitario debe basarse en varios factores, como los intereses personales, los objetivos profesionales y los requisitos específicos de la profesión deseada.

Aunque un título no garantice el éxito, puede proporcionar conocimientos valiosos, oportunidades de establecer contactos y una base para determinadas carreras.

¿Qué otros factores contribuyen al éxito además del título universitario?

Aprendizaje continuo: El compromiso con el aprendizaje permanente y la adquisición de nuevas competencias puede contribuir al crecimiento personal y profesional.

Ética del trabajo y persistencia: El éxito requiere a menudo trabajo duro, dedicación y resistencia ante los retos y contratiempos.

Creación de redes y relaciones: Crear una red profesional sólida y cultivar relaciones positivas puede abrir puertas a oportunidades y colaboraciones.

Inteligencia emocional: La capacidad de comprender y gestionar las emociones, comunicarse eficazmente y trabajar bien con los demás puede influir enormemente en el éxito en diversos campos.

Adaptabilidad y flexibilidad: Adaptarse a los cambios, adoptar las nuevas tecnologías y mantenerse al día de las tendencias del sector puede contribuir al éxito a largo plazo.

Etiquetas:

Dejar una respuesta