Cómo prepararse para el éxito en el nuevo año

Cómo prepararse para el éxito en el nuevo año

A continuación te explicamos por qué fracasan la mayoría de los propósitos y cómo puedes fijarte metas que realmente cumplirás.

Ya estamos otra vez en esa época del año. Así es, es el momento en el que te prometes a ti mismo que este año empezarás a ir al gimnasio cinco días a la semana.

Hablo, por supuesto, del Año Nuevo y, en concreto, de los propósitos de Año Nuevo.

Aunque los propósitos son tan populares como siempre, la mayoría de la gente no los cumple. De hecho, los estudios demuestran que el 90% de los adultos abandonan sus propósitos a los pocos meses.

A pesar de ello, muchas personas experimentan un aumento de sus aspiraciones durante el Año Nuevo. Si usted pertenece a este grupo, quizá se pregunte cómo evitar los errores más comunes de los propósitos y hacer cambios realmente duraderos.

Por otro lado, puede que seas de los que se sienten neutrales cuando llega el 1 de enero. Yo mismo pertenezco a este grupo; no celebro el año nuevo ni lo encuentro especial en modo alguno.

Como cantó una vez el gran filósofo Ben Gibbard: “Así que este es el nuevo año / Y no me siento diferente”.

Independientemente de lo que pienses del Año Nuevo, es innegable que te ofrece una razón (por arbitraria que sea) para desarrollar nuevos hábitos y abandonar los viejos que no te benefician. La única cuestión es cómo hacerlo.

Con todo esto en mente, aquí tienes cinco consejos respaldados por la ciencia para prepararte para el éxito en Año Nuevo.

Conócete a ti mismo

No estoy repitiendo la antigua sabiduría griega para parecer inteligente. Por muy tópico que suene hoy en día, conocerse a uno mismo -conocerse de verdad- es fundamental para fijarse cualquier tipo de objetivo.

Por cierto, también le interesará:  Las 14 mejores apps de productividad que te ayudarán a conseguir más en 2024

El problema es que la mayoría de nosotros pensamos que nos conocemos, pero en realidad no es así. El 95% de la gente dice ser consciente de sí misma, pero sólo entre el 10 y el 15% lo es en realidad. No hay ningún razonamiento innovador detrás de esto; el hecho es que tenemos más puntos ciegos de los que nos damos cuenta (incluso cuando se trata de nosotros mismos).

Cuaderno blanco sobre una mesa con una lista de propósitos de Año Nuevo escritos en tinta azul.

Y si no te conoces a ti mismo, te costará identificar con precisión lo que te motiva y lo que te frena. Trabajar con un terapeuta o consejero, hablar con familiares y amigos de confianza y practicar la autorreflexión pueden ayudarte a conocerte mejor.

Establece objetivos SMART

No es difícil entender por qué fracasan tantos propósitos de Año Nuevo: la mayoría no son más que promesas vagas e informales que la gente se hace a sí misma.

Si quieres prepararte para alcanzar tus objetivos, tienes que fijarte metas SMART: específicas, medibles, alcanzables, relevantes y sujetas a un plazo. Se trata de un marco muy utilizado por los expertos en productividad, y también sirve para los propósitos de Año Nuevo.

Infografía empresarial que explica el concepto de objetivos SMART.

Abordar tus objetivos de esta forma significa que tienes que pensar de forma crítica en los resultados deseados, la motivación y los pasos prácticos de acción. De este modo, tendrás una idea concreta de dónde está exactamente tu línea de meta y los pasos que puedes dar para alcanzarla.

Esta estrategia también te ayuda a dividir los objetivos más grandes en trozos más manejables. Por lo general, lo mejor es empezar poco a poco e ir cogiendo impulso, de modo que tengas fuerzas para seguir adelante hasta alcanzar tus objetivos.

Por cierto, también le interesará:  Ropa que las mujeres odian ver en los hombres

También es importante pensar tanto a corto como a largo plazo. Si sólo te centras en uno, tarde o temprano te quedarás estancado.

Comprender la ciencia del hábito

No es necesario que te conviertas en un experto en psicología para lograr tus objetivos, pero es útil conocer algunas nociones básicas sobre el funcionamiento del cerebro humano.

Un concepto clave que debes conocer es que los hábitos se forman mediante rutinas intencionadas. Si quieres convertir algo en un hábito, primero tienes que hacerlo consciente y deliberadamente una y otra vez. Cuanto más realices una rutina, antes se convertirá en un hábito.

También es útil entender cómo el cerebro busca la recompensa. Por eso es tan difícil adoptar comportamientos que no produzcan al menos algún tipo de satisfacción inmediata, y también por eso es tan útil desglosar los objetivos más grandes.

Hazte realmente responsable de ti mismo

Es extremadamente difícil hacer cambios duraderos si no tienes a nadie que te haga responsable. La mayoría de los seres humanos buscamos naturalmente el camino de menor resistencia, por lo que necesitamos algún tipo de fuerza externa que nos impulse a seguir adelante.

Un hombre se responsabiliza de sus hábitos y objetivos para el nuevo año.

No importa qué tipo de cambios quieras hacer, conseguir un compañero de rendición de cuentas te ayudará enormemente. Necesitas a alguien que sea un crítico cariñoso que te ayude a ver dónde estás teniendo éxito y dónde te estás quedando corto (y cómo puedes mejorar).

Tu compañero de responsabilidad también te ayudará a recordar por qué estás tratando de hacer estos cambios en primer lugar, para que no pierdas de vista el panorama general.

Por cierto, también le interesará:  13 errores al hablar en público que debe evitar en su presentación

Pregúntate por qué (y por qué no)

Hacerse preguntas constantemente es uno de los mejores consejos profesionales que tengo. También es una gran estrategia para fijar objetivos porque te permite centrarte en lo que te motiva.

Crear o romper hábitos significa actuar repetidamente, pero la mayoría de nosotros vacilamos, y es normal. Lo más importante es abordar esos sentimientos de resistencia preguntándote por qué quieres conseguir el objetivo principal y por qué no quieres dar los pasos necesarios para lograrlo.

Digamos que te has propuesto dedicar una hora al día a buscar un nuevo trabajo y has reservado la hora de las 7:00 para ello. Pero cuando llegan las siete, te encuentras totalmente desmotivado. Esto plantea dos preguntas importantes: ¿Por qué buscas ese trabajo y por qué no quieres dedicarle tiempo?

Hacerte estas preguntas te ayudará a abordar las causas fundamentales de tu resistencia. Esto no significa que no puedas desviarte nunca de tu agenda -es normal tener altibajos-, pero puede ayudarte a entender por qué te sientes estancado o desmotivado.

¿De qué sirve el éxito?

Establecer objetivos SMART es una forma estupenda de empezar o continuar tu viaje de superación personal, pero al mismo tiempo, es importante entender que no fracasarás si no cumples tus objetivos a la perfección.

Dos hombres chocan los cinco al aire libre y sonríen al alcanzar sus objetivos de año nuevo.

Puede parecer una perogrullada, pero entender que el éxito es un viaje continuo de mejora y no un objetivo final es fundamental. El éxito siempre puede redefinirse, así que es difícil sentirse exitoso alguna vez. El verdadero éxito consiste en tomar las mismas decisiones deliberadas para mejorar tu vida cada día y levantarte cada vez que te caes.

¿Alguna pregunta? ¿Comentarios? Déjelos a continuación.

Etiquetas:

Dejar una respuesta