El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

Si le preguntaran qué país fabrica los mejores coches de altas prestaciones, ¿cuál sería su respuesta? ¿Italia? ¿Alemania? ¿Inglaterra?

La respuesta es muy discutible, por supuesto, pero apuesto a que a ninguno de ustedes se le habría ocurrido “la República Checa”. Y a pesar de ello, una de las empresas automovilísticas más antiguas del mundo tiene su origen en Praga, la capital de lo que hoy conocemos como República Checa.

Esta empresa, llamada Praga, ha puesto en producción recientemente su hipercoche Bohema, tras más de 5 años de desarrollo. ¿Es bueno? La verdad es que no sabría decírselo, porque no lo he visto en persona ni me han dejado conducirlo. Pero parece muy prometedor. Con esto en mente, permítanme hablarles de uno de los últimos y posiblemente mejores hipercoches fabricados hasta la fecha.

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

De coches a camiones pasando por aviones

Puede que el nombre Praga no tenga el atractivo de Aston Martin, Lamborghini, Ferrari o Porsche, pero su historia es más larga que la de cualquiera de ellos. La empresa se fundó en Praga (República Checa) en 1907 y ha construido todo tipo de vehículos civiles y militares. Ha fabricado de todo: coches, camiones, autobuses e incluso aviones.

Empezó como una sociedad entre František Ringhoffer y la empresa First Bohemian-Moravian Machine Works, pero el nombre cambió a Praga en 1909.

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

La empresa no sólo fabricaba automóviles, motocicletas y otros vehículos con su propio nombre, sino también motores y cajas de cambio para suministrarlos a otras empresas. Uno de los vehículos más notables producidos por Praga fue el camión V35, utilizado por el ejército checoslovaco durante más de medio siglo.

Tras un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial, las fábricas quedaron destruidas en gran parte y, poco después de la guerra, la producción de automóviles civiles cesó por completo. Sin embargo, la producción de vehículos utilitarios continuó hasta que, en 2011, Praga presentó el R4S y la empresa volvió a fabricar automóviles.

Por cierto, también le interesará:  El Corvette Z06 2023 demuestra que GM está trabajando duro

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

En la actualidad, Praga es un conocido constructor de coches de carreras y uno de los mayores fabricantes de karts, con una producción anual de más de 7.000 unidades.

También fabrica la motocicleta ZS800, basada en una Praga de 1928, ha participado en el rally Dakar con la V4S DKR, organiza su propia serie de carreras Praga Cup en el Reino Unido con el coche de carreras R1 y está a punto de entregar el nuevo hipercoche Bohema a su primer lote de clientes a finales de este año.

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

El Praga Bohema

El Bohema es la última creación de Praga y está a punto de entrar en producción en estos momentos. La empresa checa lo ha desarrollado desde cero, a excepción de algunas piezas, como el motor, del que hablaré más adelante.

Construido a mano como un hipercoche para circuitos, el Bohema ofrece unas prestaciones impresionantes gracias a su peso en orden de marcha muy reducido, su aerodinámica avanzada y su potencia a la altura.

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

Comienza con un chasis monocasco de fibra de carbono y una estructura de carrocería de fabricación propia. El gran ahorro de peso y el uso de materiales de la era espacial reducen el peso a sólo 982 kilos, ¡todo un logro para un coche de estas características! La experiencia de Praga en coches de carreras brilla de punta a punta, con una zona frontal muy baja, pasos de rueda en picado, un habitáculo estrecho y montones y montones de túneles, aletas, entradas, salidas y alerones para que el aire fluya limpiamente por encima.

El diseño se ha probado y perfeccionado en un túnel de viento con la ayuda de una escudería de F1 (Praga no menciona cuál). Praga afirma que alcanza más de 900 kg de carga aerodinámica a una velocidad de 250 km/h, una cifra extremadamente alta para un coche de carretera. El resultado es un coche con una forma muy vanguardista y dramática que tiene un verdadero sentido de propósito. En esencia, es un coche construido pensando en las carreras, pero equipado con una matrícula.

Por cierto, también le interesará:  BMW presenta el M4 CS Coupé 2025

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

En cuanto al motor, el Praga utiliza el motor V6 biturbo de 3,8 litros del Nissan GT-R, que transmite la potencia a través de una transmisión secuencial de 6 velocidades accionada manualmente por Hewland. Aunque el bloque de serie ya es muy potente, el Praga aumenta la potencia a 700 CV y 725 Nm de par.

Si combinamos esto con los menos de 1.000 kilos que pesa el coche, obtenemos una relación peso-potencia de 1,40 kilos por caballo de potencia. Y para poner esa cifra en perspectiva, ¡es mejor que la de los actuales hipercoches de Le Mans! Praga promete una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 3,5 segundos y una velocidad máxima de más de 300 km/h.

El habitáculo ofrece espacio para dos personas, aunque hay que ser bastante amable con el pasajero, ya que la cabina es bastante estrecha. Todo en el interior está diseñado pensando en la perfección y acabado a mano. El volante tiene levas detrás para cambiar de marcha, una pantalla en el centro para la velocidad, las revoluciones, la marcha engranada, la temperatura, etc., y botones para los intermitentes, el claxon y las luces al lado.

A pesar de la naturaleza muy centrada del coche, dispone de algunas comodidades como aire acondicionado, maletero y asientos de Alcantara. La posición del asiento es muy baja, casi como la de un coche de carreras de Fórmula 1, lo que imagino que contribuye a la experiencia visceral que el Bohema ofrecerá cuando salga a la carretera.

Durante el último año, Praga ha puesto a prueba el prototipo Bohema y ha contado con la ayuda de algunos pilotos de carreras muy prolíficos, entre ellos Ben Collins. Para los que no estén familiarizados con el nombre, cosa que me imagino perfectamente, Ben Collins era el que encarnaba a The Stig (el blanco) para Top Gear.

Por cierto, también le interesará:  Porsche triunfa en la edición 2024 de la Rolex 24 de Daytona

Y no, no era Michael Schumacher. Fue sólo un pequeño truco de Clarkson, Hammond y May para conseguir que el Ferrari FXX saliera a la pista de Top Gear.

Ben Collins es un piloto de carreras profesional contratado por Praga como piloto de desarrollo de la empresa. Tras perfeccionar el Bohema, está entrando en la fase de producción y su entrega está prevista para finales de este año.

Y más vale que los clientes se preparen porque, por lo que parece, el Bohema tendrá un enorme agarre mecánico y aerodinámico, ¡hasta el punto de que se necesitará una auténtica habilidad para manejarlo a altas velocidades! Oír a Ben Collins decir que es uno de los más rápidos, si no… el coche más rápido que ha conducido en la pista de Top Gear en Dunsfold debería pintar una imagen bastante vívida.

El hipercoche Praga Bohema, fabricado a mano, entra en producción

¿Cuál es el precio de este rendimiento centrado en el láser y la dedicación a la relación potencia-peso? Un buen 1,36 millones de euros cada uno. Sí, otro juguete para ricos, pero que promete un rendimiento récord.

Para más información, visite PragaGlobal.com.

Etiquetas:

Dejar una respuesta