El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

No es frecuente tener la oportunidad de poseer un auténtico coche de calle inspirado en un Can-Am de pura sangre y construido por un antiguo ingeniero de Fórmula 1, pero hoy es el día. Steve Nichols, que participó en el desarrollo del todopoderoso McLaren MP4/4, se ha alejado de los focos y ha presentado su propio supercoche hace apenas un par de semanas, el Nichols N1A. Y por lo que parece, es una mezcla sin concesiones de lo nuevo y lo viejo. Pero hay algo más que otro coche de altas prestaciones y bajo volumen de producción, ya que el Nichols N1A es todo pasión y emoción. Promete una experiencia de conducción visceral inspirada en el icónico prototipo deportivo de carreras McLaren M1A.

Ganar todos menos uno

Como ya se ha mencionado en la introducción, Steve Nichols es un gran nombre en la Fórmula 1. Aunque lleva bastante tiempo fuera de la Fórmula 1, se le recuerda como el responsable del coche de F1 más exitoso de todos los tiempos: el legendario McLaren MP4/4. Nichols trabajó con McLaren durante la mayor parte de las décadas de 1980 y 1990, una época en la que el equipo estaba quizás en su mejor momento.

Fue la época de hombres como Niki Lauda, Alain Prost y, por supuesto, Ayrton Senna. Nombres que siempre serán recordados como algunos de los más grandes que han pisado un circuito de F1.

Steve Nichols se convirtió en diseñador jefe de McLaren en 1987 y el MP4/3 fue su primer desarrollo. Ese año, el coche con motor TAG-Porsche conseguiría tres victorias de la mano de “Le Professeur”, Alain Prost. El equipo terminó segundo en el Campeonato de Constructores, por detrás del equipo Williams, y Prost y su compañero en McLaren, Stefan Johansson, quedaron tercero y sexto en el Campeonato de Pilotos, respectivamente.

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

Un año más tarde, sin embargo, McLaren arrasaría a la competencia durante toda la temporada de 1988 con el recién construido MP4/4, en el que Nichols trabajaría junto a otro legendario ingeniero de F1, Gordon Murray. El equipo Marlboro-McLaren cambió a Honda y consiguió traer al rapidísimo pero rebelde Ayrton Senna para pilotar junto a Alain Prost, que ya era bicampeón del mundo con McLaren. La mezcla de Honda, Senna y Prost resultó ser un éxito inmenso, pero también un desafío.

Por cierto, también le interesará:  Porsche presenta el Taycan Turbo GT 2025

El equipo ganó todas las carreras menos una, la única que no ganó fue el Gran Premio de Italia en Monza. Prost se vio obligado a abandonar por un fallo en el motor, mientras que Senna se estrelló al intentar doblar a un piloto que iba por detrás. No obstante, el as brasileño se proclamaría Campeón del Mundo de Pilotos al final de la temporada, con 8 victorias frente a las 7 de Prost, lo que suponía 15 victorias en 16 carreras.

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

El McLaren MP4/4 sería conocido para siempre como uno de los coches más emblemáticos de la Fórmula 1, tanto por su aspecto como por su dominio. Todavía ostenta el récord del mayor porcentaje de victorias (94%) de un solo coche/fabricante en una temporada, aunque Max Verstappen y Red Bull aspiran a batirlo esta temporada.

Can-Am Inspiration

Steve Nichols aprovechó este legado de ingeniería para fundar Nichols Cars en 2017, junto con John Minett, actual CEO de la empresa. La idea era, y sigue siendo, producir la máquina de conducción definitiva, proporcionando una “experiencia envolvente, embriagadora y altamente emocional”. Junto con un equipo de artesanos de gran talento, Nichols Cars se ha inspirado en la época dorada de las carreras, los años sesenta.

Era una época en la que los motores eran en su mayoría de aspiración natural, los coches eran tremendamente difíciles de controlar y los pilotos eran auténticas estrellas del rock. Para la mayoría, la Fórmula 1 es el núcleo de esta era del automovilismo, pero es, de hecho, en el Grupo 7 de Prototipos Deportivos y en la posterior serie de carreras Can-Am donde Steve Nichols y su equipo encontraron su musa: el coche de carreras McLaren M1A.

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1
Un Mclaren M1B Grupo 7 / Can-Am Sports Prototype de 1967

El M1A de 1963 derivaba del M1, que fue el primer coche de carreras de McLaren. El M1A tenía un chasis tubular y estaba equipado con un motor V8 de Oldsmobile, Ford o Chevrolet. La potencia oscilaba entre los 310 CV de un V8 Oldsmobile de 4,5 l y los 550 CV de un V8 Chevrolet de 5,7 l. Combinado con un peso de unos 550 kilos, era un coche de carreras muy capaz.

No tardó en demostrar en la pista que era una máquina rápida y ágil sobre la que se encargaban y construían coches para clientes. El M1A acabaría dando lugar a las potentísimas y prácticamente imbatibles series McLaren M6 y M8 de prototipos de carreras Can-Am. No es de extrañar, pues, que Nichols, con semejante historial en McLaren, lo eligiera como guía para su propio coche.

Por cierto, también le interesará:  ¿Tener un buen coche te hace más atractivo? Lo que un coche dice de un hombre

En el clip de arriba, el McLaren M1A (el coche blanco y morado) puede verse luchando con un Lola T70 (en blanco y rojo) en la 79ª Reunión de Miembros de Goodwood el año pasado, lo que da una idea de lo capaz que era el coche en sus días de apogeo, cuando estaba en las manos adecuadas.

El Nichols N1A

Ahora, todo este trabajo e historia culmina en el Nichols N1A, que podría considerarse un descendiente directo del M1A pero construido para la vía pública en lugar de un circuito de carreras. No sólo tiene un aspecto muy similar, sino que también está construido siguiendo la misma filosofía que el original; poco peso con mucha potencia. Desde la parte delantera hasta la trasera, la N1A tiene un aspecto moderno y vintage a partes iguales, lo que es bastante sorprendente, ¡pero la convierte en una máquina increíblemente atractiva!

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

Empezando por el exterior, la conexión entre el M1A de los años 60 y este N1A es muy evidente. El perfil bajo del coche sigue la misma forma general y está fabricado con fibra de carbono con infusión de grafeno de grado Fórmula 1. Esto no sólo mantiene el peso bajo, sino que también reduce el consumo de combustible. Esto no sólo mantiene bajo el peso, sino que también añade rigidez. La parte delantera de la carrocería empieza muy baja y se inclina sobre las ruedas delanteras.

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

Típico de los coches de la época, el parabrisas empieza muy pronto y se mantiene muy bajo, sin llegar a cubrir los reposacabezas y el aro antivuelco. La carrocería continúa a lo largo del lateral con puertas muy minimalistas que conducen a la sección trasera. Ésta se eleva por encima de las ruedas traseras al tiempo que incorpora tomas de aire para permitir que el motor respire y que los frenos traseros se refrigeren. Termina con un corte abrupto y una aleta trasera en forma de cola de pato, que recuerda mucho al M1A del que toma ejemplo.

Por cierto, también le interesará:  BRABUS presenta el Rocket 1000 2025 1 de 25

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

El diseño de la carrocería se ha perfeccionado en un túnel de viento, algo que el equipo original de McLaren no tenía en su día. Este exterior de alta tecnología se cubre con un chasis de fibra de carbono y aluminio de última generación, ligeramente más largo y ancho que el del M1A.

Nichols instala una suspensión independiente fabricada a mano en todo el contorno, frenos derivados de la competición y modernas llantas envueltas en neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2. Estas llantas de 19 y 20 pulgadas son quizás la mayor “ruptura” en el ambiente general inspirado en el M1A, y contribuyen a su aspecto y sensación de modernidad.

Justo detrás del interior minimalista se encuentra el corazón del N1A. Hay tres niveles de prestaciones disponibles, todos ellos con un V8 de General Motors. El primero y menos potente utiliza un Chevrolet LT1 V8 que produce 460 caballos.

Eso ya es mucho en un coche que pesa 900 kilos, pero si quieres un poco más, se puede aumentar hasta 520 caballos. Si lo que buscas es una experiencia realmente espeluznante al volante del N1A, tienes la tercera opción: un V8 de 7 litros que produce la asombrosa cifra de 650 CV. Esto da al N1A una relación peso/potencia de 700 CV por tonelada. Por poner un ejemplo, un Bugatti Veyron alcanza “sólo” 523 CV por tonelada con un propulsor W16 de 16,4 litros y cuatro turbos y 1.001 CV.

El Nichols N1A es el sueño hecho realidad de los diseñadores de F1

Los 15 primeros coches estarán equipados con el V8 de máxima potencia y estarán numerados individualmente en recuerdo de las 15 de 16 victorias del McLaren MP4/4 durante la temporada de Fórmula 1 de 1988. No se fabricarán más de 100 unidades en total, y se espera que la producción comience antes de finales de año.

Como siempre, hay disponible un completo programa de personalización para dar al N1A su toque personal. Sorprendentemente, el precio del Nichols N1A es de alrededor de 1.000 euros. 375.000 GBP en lugar de ser otro juguete de un millón de dólares sólo para los súper ricos. Estoy de acuerdo en que para un coche como este hacen falta bolsillos muy llenos, ¡pero no tanto como esperaba en un principio!

Para más información, visite Nichols-cars.com.

Etiquetas:

Dejar una respuesta