El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

A cualquier amante de los coches se le viene a la cabeza una imagen de un coche al oír las palabras “Skyline” o “GT-R”. Estas tres denominaciones están relacionadas con uno de los coches más famosos del país del sol naciente: el Nissan Skyline. Popularizado en todo el mundo gracias a videojuegos como Gran Turismo y el Rápido y Furioso es un auténtico icono del mundo del motor. Conquistó el mundo gracias a su avanzada tecnología, como la dirección a las cuatro ruedas, la tracción total y un potentísimo motor de seis cilindros en línea. Una variante de carreras, apodada Godzilla, llegó a ganar el Campeonato Japonés de Turismos durante cuatro temporadas seguidas, ganando las 29 carreras de esos años. También se convertiría en la plataforma favorita de muchos tuneadores, algunos de los cuales adquirieron un estatus legendario gracias a los coches que produjeron, como el de Mine. Incluso hoy en día, estos nombres resuenan dentro de la comunidad japonesa de coches tuneados hasta el punto de que los precios de seis cifras por coches totalmente restaurados están lejos de ser una excepción. Y aquí es donde entra Built By Legends, una empresa que busca construir la mejor versión posible (restomod) de coches japoneses de altas prestaciones de los años 80 y 90 en colaboración con algunos de los tuneadores más legendarios.

El nombre Skyline se remonta a 1957, cuando el fabricante de automóviles japonés Prince lanzó el Skyline como sedán de lujo y familiar. Prince se fusionó con Nissan en 1966, pero el nombre Skyline siguió vivo. Un par de años más tarde, la denominación GT-R se introdujo por primera vez en la generación C10 del Skyline. Para los estándares de finales de los 60, era un coche bastante rápido gracias a un motor de 2,0 litros y cuatro cilindros que producía 160 CV. En todas las generaciones siguientes, Nissan fabricaría una o más variantes del Skyline orientadas al rendimiento. En 1989 llegó el momento de que el R32 tomara las riendas, sentando las bases de lo que la mayoría de la gente piensa cuando oye el nombre “Skyline”. El modelo más codiciado es el GT-R, con su famoso motor RB26DETT biturbo de seis cilindros en línea que produce 280 CV. Este motor también se utilizaría para el R33 GT-R y el R34 GT-R que se presentaron en 1995 y 1999, respectivamente. El Skyline GT-R se convertiría en un icono del automovilismo gracias a su avanzada tecnología y a sus prestaciones a escala mundial. Aparecería en muchos videojuegos y, con el tiempo, la franquicia Fast & Furious lo catapultó a la estratosfera.

Por cierto, también le interesará:  Indian presenta la gama de motos Scout 2025
El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga
Un Nissan Skyline R33 GT-R original antes de la revisión Built By Legends.

Construido por leyendas

Built By Legends (o BBL para abreviar) no es el típico taller que construye un restomod de algún deportivo histórico importante. Built By Legends reúne a varios legendarios constructores de coches japoneses para crear las máquinas de conducción definitivas basadas en coches tuning japoneses de los años ochenta y noventa. La empresa fue fundada por Masaharu Kuji y Katsu Takahashi, que se conocieron hace años como fundadores de una start-up puntocom y descubrieron su mutua pasión por los coches. A principios del nuevo milenio, estaban produciendo una versión inglesa del Mejor MOTOR en VHS (¿lo recuerdas?). De ahí surgió la idea de reunir a los mejores de Japón, tanto en coches como en tuneadores, y producir coches restomod de origen japonés de primer nivel.

El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

En efecto, BBL sólo busca a los mejores del sector y, en el proceso, ha creado un programa de restauración de Skyline líder en el mundo. El hecho de trabajar con leyendas del sector permite a BBL tener un control total sobre las construcciones. Aunque las primeras construcciones han sido un Skyline R32 GT-R y un Skyline R33 GT-R de Mine, BBL se centra en un espectro más amplio de coches tuner japoneses. Por ejemplo, BBL está trabajando actualmente en las generaciones EG6 y EK9 del Honda Civic, construidas con Spoon (otro legendario tuneador japonés). La lista de posibilidades es prácticamente interminable, pues ya podemos imaginar coches como el Mazda RX-7, el Toyota Supra MKIV, el Honda S2000, el Toyota Corolla AE86, etc.

El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

En cualquiera de las construcciones, no se deja tuerca o tornillo sin tocar cuando se restaura un coche donante. Cada panel se arregla o se sustituye por componentes de carbono seco, el chasis se endereza gracias a la avanzada tecnología de mapeado 3D, el motor se reconstruye por completo, etc. Se utilizan piezas de repuesto siempre que es necesario, pero siempre de la máxima calidad posible. De arriba abajo, BBL trabaja con maestros en cada campo, ya sea el interior (Studio 6 Zero), la reducción de peso (Opera Performance) o los componentes de carbono para el exterior (Moon Craft).

El toque de Mine

Si eres un fan incondicional de JDM o has jugado incontables horas a Gran Turismo 2 a 6, el nombre Mine’s te resultará bastante familiar. Fundada en 1985 por Michizo Niikura, Mine’s está especializada en sistemas de gestión del motor y componentes posventa para mejorar el rendimiento, la eficiencia y la fiabilidad. Por ejemplo, fue una de las primeras empresas en vender sistemas de ECU reprogramables. Los programas de software de Mine’s están disponibles para cientos de tipos de coches japoneses, pero sus piezas de alto rendimiento están diseñadas específicamente para sólo un puñado de coches. La empresa es conocida principalmente por su trabajo en coches como el Nissan Skyline, el Toyota Supra, la serie Mitsubishi Lancer Evolution y el Subaru Impreza WRX.

El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

Desde los primeros días de la empresa, Mine’s se ha centrado en gran medida en el rendimiento. Ya en 1988, consiguieron poner a punto un Nissan HR31 Skyline GTS-R para que alcanzara una velocidad máxima de 290 km/h. Una velocidad similar a la de algunos de los supercoches más exóticos de la época. Estéticamente, Mine tiende a mejorar el rendimiento aerodinámico de un coche optimizando el flujo de aire y no atornillando locos guardabarros anchos o alerones enormes. Así que no esperes Rápido y Furioso pero con un toque sutil, más refinado, destinado a perfeccionar el coche en lugar de hacerlo gritar “¡Mírame!”. Por fuera, eso sí, porque por debajo es otro juego.

El R33 GT-R de BBL Mine

Podemos seguir y seguir hablando del trabajo realizado por los artesanos de todas esas ilustres empresas que colaboran con BBL, pero quizá sea mejor tomar un solo coche como ejemplo. Tomando como base la generación del Skyline R33 GT-R de 1989-1993, el R33 GT-R de BBL Mine se ofrece en tres niveles de rendimiento, que van desde el MB5 de más de 500 CV hasta el MB6 de más de 600 CV y el MB7 de más de 650 CV. Todo ello sale del icónico motor RB26DETT de seis cilindros en línea biturbo utilizado originalmente en el R33 Skyline GT-R, ampliado a 2,8 litros de capacidad. Otras modificaciones del motor incluyen una ECU Mine’s VX-ROM (el cerebro del motor), tubos de escape Mine’s de titanio, tubos de suministro de combustible Mine’s y mucho más. Cada motor es meticulosamente construido por el Maestro Constructor de Motores Toshikazu Nakayama en Mine’s. Los sistemas de suspensión y frenado también se revisan por completo, con piezas de alto rendimiento acordes con el tipo de motor.

Por cierto, también le interesará:  LiveWire presenta la moto eléctrica Mulholland 2024 S2

También se ha renovado el exterior, aunque se ha conservado en gran medida el aspecto original del R33 Skyline. El trabajo incluye parachoques delantero y trasero de carbono seco, un capó de carbono seco, un spoiler de carbono seco para el maletero, un nuevo juego de llantas forjadas de RAYS, etc. El coche está pintado según las especificaciones OEM, con la opción de integrar las franjas de la marca Mine. Esta atención al detalle y la originalidad continúa en el interior, con un interior completamente retapizado. Y aunque parece bastante original, incluso en este caso, BBL utiliza únicamente los mejores materiales, como Ultrasuede y Alcantara. Detalles como el volante en forma de D del Mine y los indicadores BBL x Mine vienen de serie. Por supuesto, también hay un montón de opciones a medida para elegir, como es bastante común con este tipo de proyectos.

El R33 GT-R de Built By Legends Mine está en su propia liga

Lo que también está a la par con la mayoría, si no todos, los coches restomod es la etiqueta de precio que viene con él. Estamos hablando de un precio base de alrededor de 1.000 euros. 500.000 DÓLARES, que es una cantidad increíble de dinero para un Nissan. Pero, antes de que saquen las horcas, el Skyline no es un Nissan cualquiera, es el ¡Nissan! Es el símbolo definitivo de la ingeniería y la tecnología japonesas en la construcción de automóviles, ahora perfeccionado por el equipo y los socios de Built By Legends.

Para más información, visita BuiltByLegends.jp

Etiquetas:

Dejar una respuesta