Guía masculina de trajes de baño

Guía masculina de trajes de baño

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la natación recreativa se practicaba desnudo (la natación no recreativa se practicaba con lo que llevabas puesto cuando te caías, porque era mejor que ahogarse).

Los trajes de baño diseñados a tal efecto empezaron siendo, en primer lugar, una prenda de pudor y, en segundo lugar, una prenda práctica. Los primeros bañadores se confeccionaban con lana de punto y, en el caso de los bañadores femeninos, incluían faldas largas, lastradas en el dobladillo para evitar que el agua las levantara.

Los bañadores eran más estrictos a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando tanto hombres como mujeres tenían prohibido por ley y costumbre ir con el torso desnudo en público. Los trajes de una pieza con mangas y piernas recortadas eran un estilo habitual.

En los años 50 y 60, los hombres organizaron protestas en defensa del derecho a hacer topless. Muchos fueron citados por indecencia pública hasta que finalmente cambiaron las leyes. (Las mujeres están librando una lucha muy similar en estos momentos).

A partir de entonces, los bañadores fueron más funcionales que modestos. Los trajes especiales empezaron a evolucionar a partir de los años 60, hasta llegar al mundo actual de trajes de neopreno, trajes secos, trajes de competición, trajes de entrenamiento y mucho más.

Diferentes tipos y estilos de bañadores modernos

Guía masculina de trajes de baño

Los bañadores contemporáneos pueden cumplir funciones tanto decorativas como prácticas. La mayoría busca ambas. Los bañadores se suelen clasificar por la longitud y la holgura de su corte:

  • Los bañadores son los trajes de baño masculinos más comunes en Norteamérica. Su aspecto es similar al de los pantalones cortos que se llevan en tierra, pero están fabricados con materiales ligeros y de secado rápido (normalmente nailon o poliéster) y llevan un forro más ajustado en el interior del bañador. Las versiones más largas, que llegan más allá de la rodilla, se denominan a veces boardshorts.
  • Los calzoncillos de natación suelen denominarse “speedos”, una marca registrada muy popular desde hace muchos años. Son bañadores ajustados que se ciñen al cuerpo, con una parte delantera en forma de V que deja al descubierto los muslos. Los calzoncillos de natación recreativa suelen llevar un forro interior.
  • Los bañadores cortos de corte cuadrado se ajustan al cuerpo y cubren al usuario desde la cintura hasta la parte superior del muslo. Las aberturas de las piernas son rectas a lo largo del muslo, lo que les confiere un aspecto más cuadrado y ligeramente menos revelador que los bañadores cortos angulares.
  • Los jammers son bañadores ajustados hasta la rodilla que utilizan los nadadores de competición y otros participantes en deportes acuáticos para reducir la resistencia aerodinámica. Se parecen a los pantalones cortos de ciclismo, pero sin la entrepierna ni el asiento acolchados.
  • Los monos de competición son trajes ajustados y ceñidos diseñados para reducir la resistencia aerodinámica mediante la estilización del cuerpo y la piel. Los hay de varios cortes, que dejan al descubierto o cubren más o menos brazos y piernas. El marketing moderno suele referirse a ellos como “pieles”, es decir, piel del cuerpo, piel de las piernas, piel de las rodillas, etc.
  • Los trajes húmedos y secos son trajes aislantes diseñados para inmersiones prolongadas, normalmente en el contexto del buceo con tubo, el submarinismo o los deportes de tabla. Son bastante ajustados.
  • Las lycras son un tipo de bañador más holgado que los trajes de neopreno y suelen utilizarlas los practicantes de deportes acuáticos como el surf, el kayak o el paddleboard. La mayoría están fabricados con un tejido reflectante de los rayos UV con un índice UPF.
  • Los bañadores son una versión para la parte superior del cuerpo de una lycra, y están ganando popularidad como opción de protección contra el sol y el surf para los bañistas ocasionales.
  • Los tangas son pequeños calzoncillos diseñados para exponer las nalgas. Muchas culturas utilizan tradicionalmente bañadores de estilo tanga para los hombres, como el fundoshi japonés, pero en la cultura occidental contemporánea los tangas se comercializan predominantemente para las mujeres. Sin embargo, los hombres pueden llevarlos y los llevan.
Por cierto, también le interesará:  Estos son los mejores cortavientos para hombre para el viento, las tormentas y las actividades

Todos los estilos anteriores se pueden encontrar en casi cualquier color o estampado imaginable, siempre que se esté dispuesto a buscar lo suficiente. Los colores y estampados tradicionales para hombres son el azul marino liso, las rayas azules y blancas, y los estampados florales o de estilo hawaiano.

Comprar un bañador

Los bañadores son, en comparación con la ropa masculina, prendas más cómodas. No es necesario que te queden absolutamente perfectos, siempre y cuando el bañador se mantenga en pie cuando te sumerjas (y la mayoría tienen un cordón en la cintura que ayuda a conseguirlo).

Pero eso no significa que debas comprar el más barato de Wal-Mart y dejarlo. Lo más probable es que sólo tengas una o dos prendas de baño en tu armario a la vez, así que merece la pena encontrar las que realmente te gustan.

Un par de pasos clave:

1. Conozca sus necesidades activas

¿Hasta qué punto van a ser intensas tus actividades con el bañador?

Un bañador para la piscina de un hotel de vez en cuando no tiene muchos requisitos técnicos. Otra cosa es un bañador para surfear durante horas.

man on the beach with no body hair

Piensa en lo siguiente cuando estés sopesando las opciones de bañadores:

  • ¿Cuánto vas a mover las piernas? El tejido suelto, cuando está mojado, puede rozar muy rápidamente, por lo que un bañador corto estilo baúl suelto no es ideal si piensas caminar con el bañador puesto o utilizar las piernas para hacer ejercicio. (A pesar del nombre de “boardshort”, hoy en día los surfistas profesionales suelen llevar bañadores ajustados y ceñidos).
  • ¿Cuánto vas a nadar (en lugar de vadear y chapotear)? Si vas a impulsarte por el agua durante mucho tiempo, querrás reducir la resistencia, por lo que es preferible un bañador ajustado.
  • ¿Cuánta protección solar necesitas? Para una exposición prolongada al sol, merece la pena considerar algo que cubra tanto la parte superior del cuerpo como la inferior.
Por cierto, también le interesará:  Estilo atrevido para hombres (12 formas de salir de tu zona de confort)

Como puedes ver, el estilo básico de tronco corto sólo es adecuado para usuarios ocasionales que planean estar tumbados, vadear y tal vez nadar un poco. Si planeas ser más deportivo que eso, vale la pena considerar un ajuste más ceñido y potencialmente algo más de cobertura corporal.

2. Conozca la impresión visual que desea

Las personas con las que vas a llevar el bañador y lo que quieres de ellas juegan un papel tan importante como tus actividades.

man wearing swimwear on the beach

Los que van de vacaciones en familia no tienen muchas necesidades estilísticas. Los hombres que planean ir a fiestas en la playa y a lugares concurridos, quizá con la intención de conocer a mujeres (u otros hombres) en plan romántico, tienen que ser un poco más exigentes. Y los hombres de negocios, que pueden acabar en el spa o en la piscina del hotel con compañeros de trabajo y socios, tienen sus propias preocupaciones. Pregúntatelo a ti mismo:

  • ¿Intentas impresionar a alguien? Si no es así, deja de preocuparte. Ponte lo que te resulte cómodo y te vaya bien.
  • ¿Quieres parecer profesional? Lo tuyo es la longitud conservadora (pero no exagerada), los estilos convencionales (troncos o cortes cuadrados) y los colores oscuros y lisos o las rayas sobrias. El azul marino con ojales de latón y las corbatas de cuerda blanca son siempre un acierto.
  • ¿Quieres ir sexy? Si es así, necesitarás un corte que favorezca tu tipo de cuerpo (véase más abajo) y un color y estampado que llamen la atención sin resultar ridículos. Piensa en rayas, cuadros, lisos brillantes o algún estampado floral no demasiado loco.

Esto afecta tanto a los cortes como a los colores y los estampados: los estilos ajustados y ceñidos resultan elegantes y prácticos en los cortes largos, pero sexualizados y sólo aptos para presumir de cuerpo en los cortes más pequeños. Los estilos más holgados resultan menos sexualizados, pero también pueden parecer desgarbados e informales, como si no te importara tu aspecto.

Por cierto, también le interesará:  Iconos masculinos de la moda

3. Sé sincera con tu cuerpo

Estamos en el siglo XXI: si quieres dejarlo todo al descubierto, eres libre de hacerlo, al menos en la medida en que las leyes locales lo permitan.

Guía masculina de trajes de baño

Dicho esto, algunas expectativas realistas sobre quién quiere ver tu carne desnuda, y cuánto de ella, recorren un largo camino. Un poco de timidez no es malo. Sé sincero:

  • ¿Eres un poco blanda de cintura para abajo? Si es así, un corte más holgado equilibrará un poco las cosas, y querrás evitar absolutamente cualquier cosa con una abertura de cintura ajustada y fuertemente elástica que vaya a clavarse en tu vientre.
  • ¿Tienes los muslos y las nalgas tonificados? Si no es así, un bañador ajustado o un tanga dejarán al descubierto muchas nalgas. Tú decides si te apetece o no.
  • ¿Estás en forma, pero no te interesa que te miren? Los modelos más largos y ajustados, como los jammers o los trajes de baño, son para ti: todo aerodinámico y nada de carne desnuda. Desexualiza un poco las cosas.

No hay elecciones correctas o incorrectas, pero debes ser realista y esperar que tus elecciones tengan algún efecto en los demás. Habrá juicios visuales sobre si te sientan bien los pantalones cortos, los quieras o no.

Etiquetas:,

Dejar una respuesta