Lenguaje corporal negativo – Errores de comunicación y cómo solucionarlos

Lenguaje corporal negativo – Errores de comunicación y cómo solucionarlos

¿Qué es el lenguaje corporal negativo? ¿Es siempre evidente o fácil de detectar?

No exactamente. Al fin y al cabo, somos animales de costumbres. Y muchos nos acostumbramos a sentarnos mal o a hacer gestos equivocados.

Pero no te preocupes. La buena noticia es que se pueden arreglar.

Primero tenemos que identificar cada cosa que cuenta como lenguaje corporal negativo. Entonces podremos trabajar para resolverlos.

1. Mala postura

Esta es una de las formas de lenguaje corporal negativo que más se pasan por alto. Quizá pienses que una mala postura sólo provoca problemas físicos. Te equivocas.

La realidad es que una mala postura también afecta negativamente a tu estado de ánimo, niveles de estrés y autoestima. De hecho, los hombros caídos pueden hacer que parezcas y te sientas cansado y más débil de lo que realmente eres.

Cómo solucionarlo: Una buena postura implica tener los hombros relajados y no caídos. También es importante que la cabeza, el cuerpo y los muslos estén en línea recta. Si tienes que sentarte a menudo para hacer algo, te ayudará conseguir una silla diseñada para ayudarte a sentarte erguido. Ajusta bien el asiento del coche para que la cabeza toque el reposacabezas. Acostúmbrate a mirar hacia delante, ya que el cuerpo sigue a los ojos.

Una buena postura implica tener los hombros relajados, con la cabeza, el cuerpo y los muslos en línea recta.

Usa ropa que te quede bien La ropa que no te queda bien (por ejemplo, si las mangas no son lo suficientemente grandes para tus brazos) te anima a encorvarte para “encogerte” en ella. En general, mejorar la postura lleva su tiempo y al principio puede parecer poco natural. Pero merece la pena dedicarle tiempo y esfuerzo.

2. Piernas &amp pobres; Posición de los pies

Siempre que estás sentado, tus piernas y pies pueden transmitir mensajes de los que ni siquiera eres consciente. La distancia entre tus rodillas o piernas puede decir algo sobre tu personalidad.

lenguaje corporal negativo piernas pies juntos

Si tienes las rodillas juntas y los pies separados, puedes parecer inseguro o infantil. Si cruzas las piernas, puedes parecer a la defensiva, distante o incluso cerrado. Y luego está el “manspreading”. Mantener las piernas separadas indica cierto grado de dominio. Pero también puede revelar arrogancia y suele ser inapropiado en situaciones formales.

Y aunque las piernas no estén demasiado juntas o separadas, los pies pueden ser un lastre. Los movimientos de los pies son un gran “indicador” del que a menudo no somos conscientes. Cuanto más golpeas el suelo o subes y bajas los pies, más probable es que muestres nerviosismo y ansiedad.

Siéntate con ambas piernas juntas en una posición neutra.

Cómo solucionarlo: Siéntate con ambas piernas juntas (no apretadas) en una posición neutra. Esto te permite mostrarte tranquilo, atento y abierto a la conversación. Recuerda mantener las piernas delante de ti y no hacia los lados. Al igual que las manos entrelazadas, esto puede indicar que no te sientes seguro o cómodo en ese momento. Y por último, mantén ambos pies quietos y apoyados en el suelo.

3. Brazos cruzados

hombre de brazos cruzados
Cruzar los brazos es como “protegerse” de la otra persona.

El problema de los brazos cruzados es que, al igual que cuando haces el signo de la X para protegerte en los juegos infantiles, dan la impresión de que estás a la defensiva. Quienquiera que esté interactuando contigo puede percibir que no estás impresionado o que no te interesa lo que te están diciendo. Y, en última instancia, cruzarte de brazos no te hace parecer accesible.

Cómo solucionarlo: Mantén los brazos hacia atrás. El truco está en mantenerlos paralelos al cuerpo. Eso no sólo demuestra lo abierto que estás a las conversaciones, sino que señala poder y confianza. Los estudios han revelado incluso que recordarás más de un 25% más cuando escuches con los brazos sin cruzar.

Por cierto, también le interesará:  25 hábitos atemporales de los hombres con estilo

4. Mala posición de manos y dedos

hombre con las manos en los bolsillos del pantalón
Las manos en los bolsillos pueden hacer parecer que tienes algo que ocultar.

Hay varias cosas que puedes hacer con las manos y los dedos que representan un lenguaje corporal negativo. La primera es juntar las manos. Es una acción habitual de la gente cuando se siente estresada, pero es contraproducente cuando estás haciendo negocios con otras personas y se supone que debes proyectar seguridad en ti mismo.

Lo siguiente es llevar las manos a la espalda o en los bolsillos. Puede que sea una postura que la mayoría adoptamos inconscientemente, pero te pone en riesgo de parecer que ocultas algo. Tampoco es bueno frotarse las palmas de las manos mientras se está sentado, ni colocar los dedos de una mano sobre la otra para formar un “campanario”. Estos gestos pueden asociarse con ser engañoso o imponente.

Cómo solucionarlo: El objetivo principal es exponer las palmas de las manos. ¿Por qué? Hacerlo envía una señal neurológica de honestidad y compromiso positivo con los demás. Las personas que no ven tus palmas durante las conversaciones pueden sentirse a la defensiva y desconfiar de ti.

5. Apretones de manos débiles/demasiado fuertes

lenguaje corporal negativo apretón de manos demasiado fuerte
Un apretón de manos demasiado fuerte puede hacerte parecer agresivo.

Lo sé. Los apretones de manos no son lo más fácil de dominar. Por desgracia, un apretón de manos débil o demasiado fuerte es uno de los tipos más extremos de lenguaje corporal negativo. Especialmente cuando la primera impresión está en juego.

Los apretones de manos débiles se consideran débiles porque implican manos sudorosas o frías o manos que apenas hacen contacto con la palma de la otra persona. Pueden dar la imagen de alguien que carece de autoridad y confianza. O indican a alguien que simplemente es frío por naturaleza. En cambio, los apretones de manos con demasiada fuerza se consideran demasiado fuertes y dan una imagen de agresividad.

Cómo solucionarlo: Da unos cuantos apretones de arriba abajo (no más de 3) y mantén el contacto visual mientras das la mano a alguien. Puedes añadir la mano izquierda para mostrar mejor una sensación de atención o sinceridad, pero hazlo sólo si es apropiado. Es dos veces más probable que la gente recuerde si les das bien la mano. También acaban mostrándose más abiertos y amistosos.

6. Demasiado poco/demasiado contacto visual

el hombre evita el contacto visual directo

Hay mucho que decir sobre el contacto visual. Demasiado poco significa malas noticias de muchas maneras diferentes: estás actuando de forma poco profesional, no estás preparada, eres insegura o no eres sincera con los demás. Puede perjudicarte seriamente de entrada en una fiesta o durante una cita.

Hay una razón por la que de niños nos enseñan a mirar a los ojos mientras hablamos o escuchamos. Eso les hace sentirse cómodos y en confianza contigo. Sin embargo, la experta en lenguaje corporal Carol Kinsey Goman también afirma que demasiado contacto visual produce el efecto contrario. Puede hacer que uno parezca grosero, intimidatorio u hostil.

Cómo solucionarlo: Existe lo que se llama la “regla 50/70” (al menos para los que viven en Norteamérica). Debes mirar a alguien a los ojos el 50% del tiempo mientras hablas y el 70% mientras le escuchas. El punto óptimo para mantener el contacto visual es de 3 a 5 segundos. Pero recuerda que estas normas de contacto visual dependen del país o la cultura.

7. Inclinarse hacia atrás

hombre reclinado en autocar

En las conversaciones, recuerda que la clave es inclinarse hacia delante – no hacia atrás. Si te inclinas hacia delante, confirmas que estás escuchando atentamente y muestras interés por lo que se dice.

Por cierto, también le interesará:  10 Símbolos Masculinos de Estatus | Cómo Señalar Poder y Autoridad a Través de la Ropa (y POR QUÉ)

Si te inclinas hacia atrás, darás la impresión contraria de estar aburrido o indiferente. No obstante, ten en cuenta que no debes inclinarte demasiado o podrías parecer necesitado o desesperado a la otra persona.

8. Gestos exagerados

hombre señalando agresivamente con el dedo

Conocemos el dicho menos es más. Y el “más” en este caso se puede clasificar como lenguaje corporal negativo, sobre todo porque resta valor a los aspectos positivos de tu persona.

Por ejemplo, mover los brazos bruscamente o con frecuencia, morderse las uñas o tocarse los puños de la camisa. Todo ello apunta a una falta de profesionalidad y confianza por tu parte.

9. No gesticular lo suficiente

el hombre no muestra interés

Ten cuidado también de no controlarte hasta el punto de NO hacer gestos. Si no muestras casi ningún movimiento a la otra persona, parecerás rígido y poco natural. Puede parecer que intentas conscientemente no mostrar emociones. Y eso suele desanimar.

Cómo solucionarlo: Hacer gestos mientras hablamos es en realidad una buena forma de potenciar nuestro pensamiento. Los estudios cerebrales revelan que una región llamada área de Broca (vital para la producción del habla) se activa no sólo cuando hablamos, sino también cuando movemos las manos. Por eso, durante una presentación, resulta útil hacer algún gesto con las manos. Y, si procede, pon la mano en el corazón si quieres decir algo sincero. Este gesto se asocia a la integridad y la honestidad.

10. Inquietarse

Inquietarse es señal de aburrimiento. Es una molestia tanto para el que escucha como para el que habla. Mover los dedos o juguetear con el pelo, el teléfono o cualquier otro objeto desvía la atención de lo que se está diciendo. Y acabas pareciendo débil, incómodo o molesto.

hombre inquieto
Inquietarse o aferrarse a un objeto sólo distrae a la otra persona.

Cómo solucionarlo: Mantén las manos sobre el regazo. Utilízalas para gesticular cuando hables o intenta sujetar un bolígrafo y un bloc si tienden a moverse un poco. Intenta NO sujetar el teléfono ni utilizarlo durante una conversación o reunión. Y cuando sientas la necesidad de moverte, respira hondo para relajarte.

11. No reflejar a los demás

el tipo se coloca junto al espejo

¿Por qué es bueno reflejarse? Porque te permite establecer fácilmente una relación con los demás. Reflejar cosas como la postura de la otra persona, la posición al sentarse, el ángulo del cuerpo (aunque debe hacerse con moderación) te ayuda a ganarte la confianza de la gente. Permite conversaciones más profundas y significativas. Esto es especialmente importante en los negocios, cuando se conoce a alguien por primera vez.

¿Adivina qué? Resulta que a los hombres les cuesta más reflejarse que a las mujeres, pero a éstas les influye más el acto de reflejarse. Esto hace que las mujeres encuentren más atractivos a los hombres que imitan sus gestos y posturas.

12. No sonreír

hombre que no sonríe

Sonríe. No es natural que todo el mundo lo haga al azar o sin un motivo real. Pero sonreír tiene un poder natural para sentirse bien. Aunque algunos no prestan mucha atención a la posición de tus extremidades, la mayoría de la gente reacciona a lo que transmite tu cara.

Una sonrisa auténtica aparece lentamente. Hace que los ojos se arruguen, la cara se ilumina y luego se desvanece poco a poco. Nada brusco ni exagerado. Domina esa sonrisa. Cuando sepas los momentos adecuados para usarla, tranquilizarás a los que te rodean. Te ayudará a romper el hielo en las fiestas. Además, ¡sonreír te hace sentir bien!

13. Parecer aburrido mientras escuchas

hombre triste y aburrido

Es un problema sencillo con una solución sencilla. Acuérdate de sonreír y asentir cuando alguien te hable. Son tácticas fáciles de emplear para hacerles saber que estás escuchando activamente lo que dicen. Asegúrate también de que tu cabeza y tu torso miran al interlocutor. No mires el móvil, el reloj o las reacciones de los demás.

Por cierto, también le interesará:  ¡10 cosas sorprendentes que les ocurren a los hombres a medida que envejecen!

14. Barreras

Lenguaje corporal negativo - Errores de comunicación y cómo solucionarlos
Incluso objetos como una taza de café pueden crear una barrera entre tú y los demás. No construyas una valla.

Los objetos físicos -aunque no formen parte de tu cuerpo- pueden ser perjudiciales para una reunión o sesión de colaboración con los demás. Debes apartar cualquier cosa que bloquee tu visión o forme una “barrera” entre tú y el resto del equipo. Eso incluye hasta una taza de café. Se sabe que un alto ejecutivo decía que podía evaluar la confianza de su equipo en función de la altura a la que sostenían sus tazas de café. Cuanto más alta tenían la taza, más inseguros se sentían.

15. Acariciarse la pierna (o las piernas)

hombre acariciando piernas

Por inocente que parezca, se trata de un claro gesto de autoconsuelo que muestra lo incómodo que puedes sentirte en ese momento.

¿Cuál es un buen ejemplo? Piensa en la vez que Britney Spears apareció en Dateline, afirmando que su matrimonio estaba bien unos meses antes de pedir el divorcio. No podía dejar de acariciarse la pierna durante la entrevista.

16. Tocar a alguien con la punta de los dedos

contacto no deseado

Aquí hay una línea muy fina. Cuando la situación es apropiada, puedes tocar ligeramente a alguien para empezar a crear un vínculo (o para mostrar interés romántico cuando estás en una cita). La cuestión es que debes usar tu todo mano al tocar. Un simple roce con la punta de los dedos es un gesto de la mano que puede indicar aversión o vacilación.

17. Invadir el espacio personal

hombre sonriente

No hay una regla clara sobre el espacio personal. Pero, en general, la distancia entre tú y la otra persona debe estar entre un metro y medio y metro y medio. Se trata de un margen muy amplio, ya que todos tenemos diferentes “amortiguadores” a nuestro alrededor que nos permiten sentirnos cómodos.

Lo más importante es saber que alguien no está cerca de ti -aunque trabajéis juntos- y respetar esos límites. Puedes dejar que tu pareja, tus familiares o tus amigos se acerquen físicamente y viceversa, pero no ocurre lo mismo con otras personas.

18. Señalar

Señalar es de mala educación. Simple y llanamente. Incluso te aconsejaría que no te señalaras a ti mismo, ya que puedes parecer un poco arrogante o un gesto exagerado que desanime a la otra persona.

19. Pasitos de bebé

hombre adulto bebé caminando

Ya no eres un bebé. Entonces, ¿por qué te permites dar pasitos de bebé arrastrando los pies o arrastrándote?

En estos casos, el lenguaje corporal negativo es caminar como si fueras tímido, lento o no te encontraras bien. Lo mejor es dar pasos grandes y firmes. Créeme, hacen maravillas para que te veas y te sientas más seguro de ti mismo.

20. Olvidar que estas reglas pueden ser diferentes en otros lugares

No soy un experto en lenguaje corporal para todas las partes del mundo. Pero, ¿quién no lo es? No podemos limitarnos a saber lo que funciona y lo que no en nuestro entorno. Las normas y los matices de significado varían. Dependen del país o de su historia, o incluso de la forma en que otros han crecido en otra parte de tu país. Así que tenlo en cuenta e investiga siempre que viajes.

¿Qué puedo decir, caballeros? El lenguaje corporal importa. Puede influir en que lleguemos más lejos o nos quedemos atrás, en el trabajo, en nuestras relaciones o en la vida en general. La comunicación no verbal es tan importante, si no más, que decir lo correcto. Así que presta atención a estos ejemplos de lenguaje corporal negativo. Y aprende a corregirlos.

Etiquetas:

Dejar una respuesta