Lo que he aprendido siendo padre de dos hijos

Lo que he aprendido siendo padre de dos hijos

Ser padre no es un trabajo fácil, pero se aprende mucho. Aquí tienes algunas ideas que he aprendido desde que soy padre.

Hace poco fui padre por segunda vez. Tras un embarazo (muy) tranquilo, mi mujer ingresó en el hospital después de que los médicos descubrieran una tensión arterial anormalmente alta durante una revisión rutinaria de las 34 semanas y media, tras no haber experimentado ningún síntoma.

Tuvimos suerte de que el problema se detectara en el momento oportuno, ya que una tensión arterial tan alta puede causar complicaciones graves tanto a la madre como al bebé. Sin embargo, al día siguiente dimos a luz a una niña sana, aunque pequeña (un kilo y medio, para ser exactos).

Pero esta no es una historia sobre eso. Ni de lecciones de la UCIN, donde los médicos, las enfermeras y el personal son casi altruistas en sus cuidados. Hoy voy a compartir lo que he aprendido de equilibrar carrera, vida, matrimonio y ser padre de dos hijos.

Tu casa no estará limpia. Simplemente no lo estará. Y no pasa nada.

No soy, por naturaleza, una persona especialmente “limpia”. Por supuesto, no lo digo en el sentido literal, pero como alguien que puede ser atolondrado, la vida se desordena.

Lo que he aprendido siendo padre de dos hijos

Los papeles se amontonan en la mesa de la cocina. Me olvido de hacer la cama. Para disgusto de mi mujer, todavía tiendo a dejar la ropa de gimnasia en el suelo del baño. Pero cuando, como estudiante de posgrado, me mudé a mi propio estudio, hice un esfuerzo consciente por mantener el espacio organizado.

Sorprendentemente, el hábito se ha mantenido. Durante la última década, ambos hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en la limpieza y la organización. Tener un espacio despejado favorece mi salud mental, me ayuda a concentrarme y me permite hacer más cosas en menos tiempo.

A los dos nos fue sorprendentemente bien durante años, incluso en los primeros años de nuestra hija mayor. Pero, en los últimos meses, gran parte de eso se ha ido por la ventana.

Parte de ello es la gran cantidad de cosas que tienen los niños. A los bebés, por supuesto, la ropa les queda pequeña cada semana. Pero necesitarás varios conjuntos para cada día. Aunque intentes criar a un niño con un vestuario versátil, te ahogarás en ropa sucia antes de que te des cuenta.

Además, los juguetes, juegos, etc. se les quedarán pequeños en cuestión de meses como consecuencia del desarrollo físico e intelectual. A menos que dispongas de muchos metros cuadrados, te quedarás sin espacio para guardarlo todo.

Otra parte es la cantidad de tiempo que de repente se tarda en hacer tareas aparentemente mundanas. Por ejemplo, la alimentación. A menos que tu pareja se dedique exclusivamente a la lactancia materna, habrá que preparar algún biberón.

Incluso trabajando en lotes, la cantidad de tiempo que se necesita para desinfectar, preparar y alimentar es asombrosa. Para cuando terminas esa tarea, surge algo más… y luego algo más… y lo siguiente que sabes es que te estás preguntando por qué la tabla de planchar sigue fuera.

Por cierto, también le interesará:  Cómo peinar el pelo corto de los hombres

Hace tres años, me habría costado mucho aceptar esta realidad. Pero ahora hay cosas mucho más importantes de las que ocuparse. Y eso está bien.

Tener un hobby no te convierte en un padre negligente

Hace algún tiempo, hablaba con una amiga que también tiene un hijo pequeño. Hacía tiempo que no hablábamos con propiedad, pero no pude evitar darme cuenta de que toda la conversación giraba en torno al niño. Claro, a todos nos encanta presumir de nuestros hijos: sus logros escolares, sus deportes, etc., pero esto era diferente.

Le pregunté qué hacían por su cuenta, si tenían nuevas aficiones, intereses o algo por el estilo. El amigo se lo pensó un momento, pero no pudo nombrar más de una o dos cosas que hubieran hecho por sí mismos en un año o más.

Me quedé de piedra.

Intento levantar pesas tres días a la semana (aunque tengo intención de volver a los cuatro días habituales cuando el bebé duerma toda la noche).

El golf puede ser un deporte estresante para muchos, pero para mí es una oportunidad de salir a la naturaleza y caminar un poco.

Primer plano de un palo de golf con driver junto a una pelota de golf en un tee sobre un green

Aunque no sea práctico jugar 18 hoyos todos los fines de semana, la oportunidad de salir una vez al mes tiene un valor incalculable para mi salud mental. También creo que me ayuda a ser un padre más centrado cuando estoy con mis hijos.

Y escribir en este sitio web y en otros de Internet sobre estilo y estilo de vida masculino es terapéutico.

Reconozco que cada estilo de crianza es diferente. Lo último que espero que alguien se lleve de esto es un sermón o un juicio. Pero, creo firmemente que cada padre debe tener al menos una afición a la que puedan dedicarse. Dedicar un poco de tiempo a uno mismo recarga las pilas.

Partes iguales de un todo

“Soy marido, padre y (inserte aquí su profesión)”. Lo oyes todo el tiempo. O lo lees en más de una biografía en las redes sociales. Yo lo leo como una suma de partes que suman quién son.

Sí, soy marido. Llevo nueve años casado con mi novia de la universidad. Hemos tenido nuestros altibajos, como cualquier otra persona. Pero, cuando hablo con ella, mi atención se centra en su y lo que dice.

Quiero escuchar. Quiero oír sus historias, sus esperanzas, sus sueños y lo que ella quiere hacer.

Como he dicho antes, creo firmemente que cada padre debería tener al menos una afición a la que dedicarse.

Sí, tengo una carrera. Una posición (actual) de la que estoy orgulloso, ya que es el resultado de una década de esfuerzo y experiencia.

Por cierto, también le interesará:  Ropa que las mujeres odian ver en los hombres

Tengo hambre y ambición de más. Estoy dispuesto a trabajar para conseguirlo. Pero tu carrera no te define. Eres más que la descripción de tu trabajo.

Y sí, soy padre. De dos hermosas niñas. Estoy orgulloso de las dos. La primera por su ingenio, creatividad y bondad. La segunda por lo que ya ha superado.

Como hacen muchos padres, hablaré de ellos con frecuencia. (Estoy escribiendo sobre ellos ahora). Ser padre significa sacrificar parte de uno mismo. Dar la vida a otra persona es, en mi opinión, un acto desinteresado. Pero ser padre no define quién soy. Es parte del todo.

Reconozco que tu situación puede ser diferente a la mía. Puede que tú y tu pareja estéis separados, divorciados o seáis co-padres. Tal vez seas el único progenitor asalariado. Tal vez lo sea tu pareja. O tal vez tus hijos son mayores y ya no te llevas bien con ellos como antes.

Maximiza tu tiempo y sé intencionado con él

Antes escribí sobre el tiempo que se necesita ahora, con dos hijos, para realizar tareas que antes eran rutinarias. ¿Cómo es posible hacer lo que se necesita?

Lo que he aprendido siendo padre de dos hijos

Ni que decir tiene que hay toda una subindustria de libros de autoayuda sobre el tema, pero no creo que nadie haya descifrado realmente el código. He aquí dos estrategias que a mí me han funcionado.

Primero, maximizar tu tiempo. Si estás haciendo ejercicio y tienes 45 minutos, haz ejercicio. Esto significa eliminar las distracciones. Ese texto. Ese meme. Ese vídeo viral de TikTok. Estarán ahí en 45 minutos. Los segundos que pasas haciendo doomscrolling son segundos perdidos de realizar la tarea que viniste a hacer.

En segundo lugar, y en conjunción con el primero, es ser intencionado sobre lo que estás haciendo y el tiempo en el que lo estás haciendo. Para mí, es una lista de control. Usando el ejemplo del entrenamiento, tengo 45 minutos para hacer pecho y espalda.

Tengo 45 minutos para completar esas series y voy a maximizar el esfuerzo durante ese tiempo. Me ayuda a mantenerme en el buen camino y a conseguir lo mismo en menos tiempo.

Hay que admitir que es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Pero el esfuerzo consciente por hacerlo me ha hecho más productivo y más capaz (no del todo, pero sí más) de equilibrar muchos platos giratorios.

Puede que tu sentido del estilo no cambie, pero lo que llevas sí. Y eso también está bien.

Quizá esto dé para un artículo entero, pero no quiero dejar de mencionar cómo ha evolucionado mi estilo y cómo se ha mantenido prácticamente igual.

En primer lugar, es importante partir de la base de versátil y adoptar un armario minimalista. Ya no tengo tiempo de planear mis conjuntos de lunes a viernes como antes.

La mayoría de las mañanas necesito algo ahora que no tengo que pensar y sé que funcionará.

Por cierto, también le interesará:  20 cosas por las que los hombres nunca deben disculparse

Eso significa que utilizo colores neutros: grises, marrones, azules y verdes. En casa suelo llevar unos vaqueros de lavado medio o crudos, o unos chinos bien usados. Y muchos días me pongo una camisa de botones.

Camisa de vestir de State and Liberty

El simple hecho de ponerme una camisa “de verdad”, en lugar de la camiseta destartalada y los pantalones de chándal, ayuda a mis niveles de energía.

En segundo lugar, doy prioridad a los tejidos fácilmente lavables. El algodón es más fácil de lavar que la lana, y muchos tejidos técnicos pueden absorber todo tipo de humedad. No obstante, intento limitar los tejidos técnicos al uso doméstico.

En tercer lugar, reconoce que quizá no puedas estrenar tus mejores prendas durante un tiempo. Puede que el precioso jersey de Shetland tenga que quedarse guardado mientras el pequeño está enfermo. O puede que prefieras un resistente G-Shock a un bonito reloj automático.

No hay dos niños iguales

“¡Pues el primero no era así!”. Me he dicho esto al menos una vez al día durante las últimas ocho semanas.

Nuestro primer hijo fue un sueño.

Dormía toda la noche desde las 12 semanas. Equilibrado. Comía bien. Rara vez se ponía enferma. Nuestro segundo es exactamente lo contrario.

Ha sido agotador, sí. Es muy difícil cumplir los cinco primeros puntos. Pero mi mujer y yo nos hemos convertido en un equipo y hemos aprendido lo que hemos podido. Al final, creo que seremos más fuertes.

Está bien pedir ayuda

La crianza de los hijos, sobre todo de dos, puede ser una experiencia de aislamiento y soledad para ambos progenitores. En parte puede deberse a la distancia, sobre todo si uno o los dos abuelos no están o no viven cerca.

También puede deberse a los amigos, que no quieren “molestar”. A mí me pasa sobre todo con los que no tienen hijos.

O los celos y la envidia de los amigos que no tienen hijos y pueden escaparse un fin de semana a la montaña o coger un vuelo a las islas… o incluso ir a cenar sin tener que organizar el cuidado de los niños con días de antelación. rezando que nadie cancele ni se ponga enfermo.

Creo que nos han dicho que reprimamos estos sentimientos. Que no son naturales. La verdad es que suceden.

Está bien pedir ayuda. Pide ayuda a tus padres, si tienes una buena relación con ellos. Pide ayuda a tus amigos, aunque no tengan hijos o digan que no quieren “molestarte”. Te sorprenderá quién aparece.

Reconozco que éste puede ser un artículo un poco diferente a lo que estás acostumbrado de mí. Pero, estoy agradecido por la oportunidad de compartir estos pensamientos contigo y ofrecer esta perspectiva sobre la paternidad, especialmente de dos.

Gracias por leer.

¿Qué reflexiones has tenido como padre? No dudes en dejar un comentario y compartirlo.

Etiquetas:,

Dejar una respuesta