Qué hace que los hombres parezcan débiles

Qué hace que los hombres parezcan débiles

Cuando se trata de confianza, todos tenemos áreas en las que tenemos confianza y áreas de las que carecemos.

La confianza suele ir de la mano de la competencia: cuanto mejor sepas hacer algo, más seguro te sentirás de hacerlo.

Internet está lleno de consejos para aumentar la confianza, desde cómo hablar con las mujeres hasta poses de poder.

Pero hay algo igual de importante pero de lo que se habla menos: los errores de confianza que cometen los hombres.

Caballeros, es hora de corregir esos malos hábitos.

Error de confianza nº 1: Compararse con los demás

En la era de las redes sociales, es fácil empezar a compararse con los demás. Tus compañeros de trabajo, que ganan más dinero que tú, consiguen ascensos por encima de ti. Tus amigos están en pareja y tú sigues soltero. Se compran casas bonitas y coches de lujo.

Mientras tú apenas puedes permitirte el alquiler y ni siquiera empecemos por esa chatarra a la que llamas coche. Lo que puede ser difícil de recordar es que las redes sociales no son la vida real, es un espejismo. Es un carrete de lo más destacado, de todo lo que la gente quiere que veas.

Lo que ocurre a puerta cerrada puede sorprenderte. Ese coche de lujo está financiado, esa gran casa les está paralizando financieramente. Esas parejas se pelean todo el tiempo. Puede que sea verdad… o puede que no. El hecho es que no puedes saberlo. Así que en lugar de centrarte en lo que tienen los demás, concéntrate en lo que tú quieres y en lo que tienes que hacer para conseguirlo.

Cuando te centras en los demás, dejas de centrarte en ti mismo y limitas tu propio potencial. La única persona con la que deberías compararte es con la que eras ayer. ¿Eres mejor persona hoy? ¿Qué has hecho para mejorar tu vida o la de los que te rodean?

Esto requiere un nivel de autoconciencia y honestidad que puede resultar difícil. Lo que puede requerir muchas verdades duras y tomarse a pecho el siguiente error de confianza.

Error de confianza nº 2: No asumir tus fracasos

Qué hace que los hombres parezcan débiles

Admitir que hemos hecho algo mal es difícil. Realmente duro, admitir que hemos tomado la decisión equivocada. Que no planificamos lo suficientemente bien. Que no fuimos lo suficientemente buenos.

Por cierto, también le interesará:  13 errores al hablar en público que debe evitar en su presentación

De niños, a menudo nos enseñan a avergonzarnos de nuestros fracasos. A buscar culpables. “No es culpa mía”, es culpa de esta persona, es el equipo defectuoso, es la economía.

Esta es la mentalidad de un perdedor. Los ganadores saben que el fracaso es inevitable y, lo que es más importante, útil. El fracaso no es malo, es una oportunidad para crecer y aprender. Todos fracasamos, cuanto más novatos somos en algo, más a menudo fracasamos. Pero con paciencia y práctica, mejoramos.

Cuando niegas el fracaso, te niegas a ti mismo la oportunidad de aprender y crecer. Asumir los fracasos requiere valor. Comprender qué salió mal y cómo evitarlo en el futuro es la forma de aprender de los errores.

Culpar a los demás es lo que hacen los hombres débiles.

Error de confianza nº 3: Dejarse guiar por el miedo

Qué hace que los hombres parezcan débiles

El miedo es poderoso.

Irónicamente, da miedo lo poderoso que puede ser el miedo. El miedo puede ser paralizante; puede impedirnos alcanzar nuestros objetivos y vivir nuestras vidas. Mucha gente vive con miedo, en prisiones creadas por sus propias inseguridades.

El miedo puede hacer que te estanques y que dejes de aprovechar las oportunidades por temor a que no funcionen. Es la razón por la que la gente se queda 15 años en el mismo trabajo que odia porque tiene demasiado miedo de arriesgarse con algo nuevo.

Sin embargo, el miedo también puede ser saludable. Puede ayudarnos a distinguir las situaciones seguras de las peligrosas, a menudo sin darnos cuenta de por qué. Cuando tienes esa sensación en las tripas que te dice “algo en esto no va bien” y no es hasta más tarde cuando te das cuenta de que has esquivado una bala haciéndole caso.

Esto se debe a que hay dos tipos de miedo. Existe el miedo racional y el miedo irracional. El miedo racional es el miedo que proviene del mundo físico, el miedo a caer cuando estás en algún lugar alto. Es un miedo sano y normal.

El miedo irracional es el miedo de la mente. El miedo surge de imaginar lo que podría salir mal, por lo que nunca lo intentas. Este tipo de miedo es el enemigo: no dejes que te controle.

Error de confianza nº 4: Rodearse de la gente equivocada

Qué hace que los hombres parezcan débiles

La gente de la que te rodeas puede tener un gran impacto en quién eres. Si estás rodeado de personas negativas, esto se propaga y te encuentras a ti mismo volviéndote más negativo.

Por cierto, también le interesará:  11 cosas que las mujeres secretamente quieren que los hombres hagan (pero nunca dicen)

Si estás rodeado de gente positiva que se lo pasa bien, aunque estuvieras de mal humor, pronto te encuentras divirtiéndote.

En general, la gente se rodea de 3 tipos de personas. Algunas personas se rodean de “Sí, hombres”.

Personas que son más débiles que tú, que están de acuerdo con lo que dices y nunca cuestionan tu opinión. Esto puede ser estupendo para aumentar tu ego, pero es superficial. Esto te lleva a ser arrogante y te impide crecer.

Otros se rodean de personas que son tan débiles como ellos. Así ya no se sienten presionados para alcanzar sus objetivos. Al fin y al cabo, si todos tus compañeros son felices haciendo las mismas cosas, ¿para qué esforzarte en superarte a ti mismo?

Recuerda que si te rodeas de gente que no va a ninguna parte, ahí es exactamente donde acabarás tú también.

Por último, hay gente que se rodea de personas que son más fuertes que ellos. Este es el mejor tipo de persona del que rodearse.

Gente que te desafíe, que te llame la atención por tus errores, que te enseñe nuevas habilidades y que te eleve. Solo puedes aprender algo que no sabes, así que rodéate de gente que sepa lo que tú no sabes.

Error de confianza nº 5: Pensar sólo en uno mismo

Poca capacidad de comunicación

Es fácil ser un poco egoísta y, en ocasiones, todos podemos serlo. El problema es que algunas personas están tan ensimismadas que todo gira en torno a ellas. Todos hemos conocido a ese tipo. Les cuentas algo que te entusiasma y ellos han hecho algo mejor. Tienen una casa más grande, un coche más caro y un reloj de lujo.

Caballero, usted no quiere ser ese tipo. Está bien estar orgulloso de lo que has conseguido, pero es igual de importante ser humilde y estar agradecido por lo que tienes.

Escucha cuando te hablen, no pienses solo en lo que vas a decir a continuación. Puede que aprendas algo o que establezcas una relación más profunda con alguien. Y no solo eso, sino que nunca se sabe cuándo esas mismas conexiones pueden suponer una oportunidad para ti.

Por cierto, también le interesará:  Cómo prepararse para el éxito en el nuevo año

Ahora bien, no deberías establecer contactos y relaciones esperando algo a cambio, eso está muy mal. Pero si construyes relaciones genuinas con la gente, verás que te devolverán 20 veces más de lo que les das.

Error de confianza nº 6: Quejarse constantemente

hombre quejándose delante de otro hombre

Quejarse te mantiene centrado en lo negativo, te impide ver lo que necesitas y cómo conseguirlo y en su lugar te centra en lo que no tienes.

Aleja a la gente de ti, a nadie le gustan las personas que se quejan.

Quejarse es como un imán para otras negatividades y puedes quedar atrapado fácilmente en un ciclo. Te quejas de lo que no tienes, lo que se refleja mal en ti, lo que significa que dejan de llegarte oportunidades, de las que te quejas y así sucesivamente.

Ventilar tus frustraciones puede ser sano y catártico, pero hazlo de un modo que te permita desahogarte sin molestar a los que te rodean. Un método fantástico es llevar un diario. Escribir tus quejas ayuda a aliviar el estrés y no implica a nadie más.

Hacer ejercicio libera dopamina, que está científicamente demostrado que te hace feliz. Si eres feliz, no te quejarás. Si decides empezar a hacer ejercicio, o si ya lo haces.

Error de confianza nº 7: No conocer tus límites

un hombre de alto valor demuestra su resistencia en una tormenta marina

Todos tenemos límites: el día tiene un tiempo limitado y no podemos hacer mucho. Un error común que comete la gente es no conocer sus límites.

No conocer tus límites hace que te extralimites, que abarques demasiado. Esto hace que te quemes. Y lo que es peor, cuando surge una oportunidad que deseas, no tienes tiempo ni recursos para perseguirla.

Una habilidad importante es el poder del NO. Aprende a decir no a lo que no quieres para poder decir sí a lo que sí quieres.

Debemos superar nuestros límites, una parte importante del crecimiento es asumir retos y tener una meta que superar. Aun así, es importante empezar poco a poco e ir creciendo. No se empieza a correr y se corre un maratón enseguida. Empiezas con una pequeña carrera, luego vas aumentando hasta llegar a los 5 km y después a la media maratón.

Asumir un reto demasiado grande te hará caer y te hará perder la confianza en ti mismo.

Etiquetas:

Dejar una respuesta