¿Qué hace que un traje sea “informal”?

¿Qué hace que un traje sea “informal”?

Hoy en día, debido en gran medida a la prevalencia de la ropa informal y a la priorización de la comodidad y la sencillez, la sastrería se ha convertido en una prenda cada vez menos frecuente.

Esta tendencia puede reconocerse en todo tipo de entornos, incluso en aquellos en los que, no hace demasiado tiempo, los trajes solían considerarse obligatorios. O, al menos, muy recomendable.

Tanto para un día normal en la oficina como para una noche elegante en la ciudad, los hombres solían llevar traje en todo tipo de ocasiones.

Pero hoy en día, los trajes y la sastrería tienden a considerarse algo totalmente “formal”. Algo que realmente sólo se lleva para eventos muy concretos, como las bodas. E incluso entonces, hay quien prefiere las bodas con un código de vestimenta totalmente informal.

Pero no siempre fue así. Durante gran parte del siglo XX, existió la noción del “traje informal”. Se trataba más o menos de una especie de término medio entre la ropa formal y la informal.

Hoy en día, el concepto de “business casual” suele llenar este vacío. Pero en lugar de los monótonos caquis y las camisas de vestir baratas que se encuentran en los estantes de las tiendas de descuento, los trajes informales siguen teniendo toda la profundidad y complejidad visual de la sastrería tradicional.

Aunque parezca mentira, el concepto de “traje informal” estuvo bien aceptado en el pasado. En el pasado, los hombres entendían que no todas las prendas de sastrería se consideraban formales.

Y hoy en día, muchos entusiastas de la moda masculina se rigen por las mismas verdades y normas, informándose sobre la historia y el contexto de los distintos tejidos, patrones y colores que califican algunas prendas de sastrería como estilos informales y atemporales.

Siga leyendo y descúbralo usted mismo.

La historia del traje informal

Como muchas tradiciones occidentales de la moda masculina, los orígenes del traje informal (y de los trajes en general) se remontan a Inglaterra. En este caso concreto, se trata del traje de salón, nacido en Escocia a mediados del siglo XIX, y el abuelo indiscutible de todos los trajes.

Fabricado normalmente con tejidos de lana más pesados, el traje de salón no estaba pensado para descansar. En su lugar, era esencialmente la ropa deportiva de la época. Utilizados para la caza y otras actividades al aire libre, los abrigos de estos trajes eran más cortos que las chaquetas más largas de estilo levita que se llevaban en la ciudad para asuntos de negocios. Esta longitud más corta facilitaba el movimiento en las actividades deportivas. Todo era cuestión de rendimiento.

men in Scottish hills wearing thick tweed suits and tweed caps

Por supuesto, la confección de estas prendas, a menudo vistas en configuraciones de tres piezas, seguía siendo bastante elegante, utilizando tonos ricos y terrosos y lana de calidad. A medida que avanzaba el siglo XIX y comenzaba el XX, las tendencias del traje de salón acabaron por abrirse camino desde la campiña inglesa y escocesa hasta las densas y bulliciosas ciudades.

Los trajes de negocios que se veían con frecuencia en el mundo profesional mantuvieron su aspecto más oscuro y sus tejidos de lana más finos y sutiles, pero adoptaron la configuración de chaqueta más corta de los trajes de salón más deportivos. Así nació el modelo moderno de traje.

Por cierto, también le interesará:  Los mejores accesorios de invierno para hombre

En Estados Unidos, los trajes siguieron la tendencia marcada por los británicos, ya que Brooks Brothers estrenó su famoso “traje de saco” en 1895, en consonancia con la creciente popularidad de los abrigos más cortos.

La demanda de trajes de chaqueta y frac había bajado. Y Brooks Brothers estaba allí para aprovechar la oportunidad. El sack suit no tardó en consolidarse en el lenguaje de la moda estadounidense, a la vez que trasladaba las asociaciones culturales de diversos tejidos nacidos en Inglaterra.

Las lanas más ásperas y pesadas, como el tweed, se convirtieron en un sello distintivo del mundo académico y de la Ivy League estadounidense, un entorno en el que prosperó el ya mencionado “término medio” de la formalidad. Mientras tanto, al igual que en Inglaterra, los trajes de negocios y la ropa formal conservaron su aspecto más liso y elegante.

Tal vez piense, bueno, gracias por la lección de historia. Pero, ¿cómo se aplica esto a la idea actual de sastrería informal?

Lo que la historia nos enseña sobre los tejidos

La rica historia de la sastrería y los tejidos utilizados en diferentes ocasiones, lugares y épocas, nos dan pistas contextuales modernas que podemos utilizar para determinar la formalidad de un traje.

En la campiña escocesa, los aristócratas se ponían pesados tweeds de tres piezas para ir de caza. En realidad, no se lo ponían el día de su boda. Ni siquiera para hacer negocios.

Es posible que haya oído alguna vez la vieja frase “no se viste de marrón en la ciudad”. Aunque hoy en día no es necesario seguirla tan estrictamente, se refería a la práctica de destinar el tweed marrón y los trajes afines al tweed a la ropa de campo.

man in the English countryside wearing a brown tweed suit

Pero la lección sigue siendo la misma. Un caballero tenía sastrería para el recreo. Para asuntos casuales. Al mismo tiempo, también mantenía un guardarropa para ocasiones más formales.

Esta línea de pensamiento puede seguirse hoy en día para determinar las implicaciones modernas de una prenda de sastrería. Dado que la ropa está tan fuertemente influenciada por nuestra cultura, esas asociaciones a menudo ya están ahí, seamos o no conscientes de ello.

¿La diferencia del caballero? Entiende la asociación y el contexto histórico de las distintas prendas, hasta el tejido y el estampado en sí.

Por lo tanto, los trajes informales de antaño pueden seguir siendo informales hoy en día para la mente informada. Mientras que algunos ven un traje y lo equiparan a un estilo elegante, el traje informal nos enseña que se puede ir “arreglado” sin renunciar a cierto grado de elegancia.

Porque la buena sastrería es tridimensional. Tiene caída. Crea formas interesantes para realzar la figura. Pero también puede ser informal.

Por cierto, también le interesará:  Vestidos de Invitados de Boda | ¿Qué debe llevar un hombre a una boda?

Cómo identificar los trajes informales

Ahora que conoce la historia y cómo ésta influye en nuestra estética cultural, está preparado para descubrir los trajes informales por sí mismo. Aquí tienes algunos consejos para hacerlo con éxito.

1. El tejido manda: Este es sin duda el aspecto más importante a la hora de determinar el nivel de formalidad de un traje. Tejidos como el tweed, la lana de franela, la pana, el algodón, el lino y el seersucker son ejemplos de tejidos que suelen “informalizar” una pieza de sastrería. Los trajes más formales suelen confeccionarse con lana estameña lisa.

man in flannel suit

2. El estampado también importa: Por lo general, cuanto más grande y llamativo sea el estampado de una prenda de sastrería, más informal pretende ser. Busca rayas grandes y atrevidas, estampados de ventana, pata de gallo (a menudo en tweeds), etc.

houndstooth suit

3. Es un mundo de colores: Los trajes de tonos claros en tonalidades de blanco, crema, beige y gris claro suelen ser menos formales. Una excepción a tener en cuenta sería el smoking blanco, que es el componente más importante del atuendo de corbata blanca (muy formal).

white linen suit

Aunque no hace falta que te tomes demasiado en serio lo de “nada de marrón en la ciudad”, debes saber que la mayoría de los tonos de marrón siguen considerándose bastante informales. Los colores menos convencionales, y especialmente los más estridentes, también deforman el look general.

Sin embargo, los trajes oscuros no siempre son informales, ya que hay que tener en cuenta otros aspectos mencionados en esta lista.

4. El diablo está en los detalles: También merece la pena fijarse en los pequeños detalles. Un traje menos estructurado, por ejemplo, con un acolchado interior mínimo o inexistente en la chaqueta, es intrínsecamente un poco menos formal.

Menos de tres botones en el puño de la manga también suelen ser un indicio, y a veces se encuentran en trajes similares a los que se llevan en la campiña inglesa. Los pantalones con puño pueden ser muy elegantes, pero también son tradicionalmente más informales. Lo mismo ocurre con los bolsillos de parche de las chaquetas. Los pequeños detalles ayudan mucho a determinar si un traje es formal o no.

man wearing a cotton suit with a relaxed shoulder

Cómo vestir un traje informal hoy en día

Ya ha aprendido todo lo que hay que saber sobre la historia, por qué es importante y cómo determinar si un traje es informal. Buen trabajo. Sin embargo, es posible que aún se pregunte cómo vestir un traje informal.

Puede que ya tengas un dos piezas de pana que estás deseando lucir en la ciudad, o incluso un traje cruzado de algodón color crema.

Independientemente del tipo de traje informal que más te guste, aquí tienes algunos consejos de estilo para evitar que tu traje informal choque con prendas que podrían ser demasiado formales.

1. Las camisas abotonadas de tela Oxford son tus mejores aliadas: Ah, los botones de tela Oxford. O, para sus amigos, OCBD, para abreviar. Al igual que el traje de saco, este estilo de camisa fue popularizado por Brooks Brothers, y combina mágicamente con casi cualquier traje de estilo informal. Tweed, pana, algodón, franela, lino, seersucker, lo que sea, el OCBD tiene casi garantizado que irá bien.

Por cierto, también le interesará:  Estilo Harvey Specter: Trajes, corbatas, corte de pelo

Esto se debe a que, al igual que la naturaleza menos lisa de la mayoría de estos tejidos, la tela oxford suele estar hecha de un algodón ligeramente más texturizado. Aunque algunas camisas de vestir pueden combinar bien con algunos trajes informales, se necesita un ojo bien entrenado. Las OCBD tienen una historia y una asociación cultural incorporadas que permiten que simplemente funcionen.

oxford shirt

2. Evite los verdaderos zapatos de vestir: No combines tu traje informal con zapatos oxford negros de cordones cerrados. En su lugar, opta por algo un poco más informal, como un zapato derby abierto, unas botas de piel o unos mocasines de un color complementario.

wearing corduroy pants with brown oxford shoes

3. Accesorios adecuados: Para comunicar realmente que tu atuendo es informal, incluso a aquellos que no distinguen del todo la escala de formalidad del traje, puedes dejar que tus accesorios hablen por ti.

Por ejemplo, un cinturón trenzado o con relieve suele considerarse más desenfadado que uno más elegante y sencillo. O prueba con un cinturón del oeste si te sientes como un vaquero.

En cuanto a las corbatas, a veces la seda queda bien en conjuntos informales, pero algo con un poco más de textura, como el algodón, la lana o el punto, puede dar el toque final a un look clásico e informal de la Ivy League.

braided leather belt

4. Considera una camisa vaquera: ¿Sin corbata? Con un traje más informal, es una opción totalmente válida. Pero una vez que forjes la corbata, también puedes inclinarte por la naturaleza juguetona de tu atuendo. Una camisa vaquera o de chambray puede quedar genial bajo todo tipo de trajes informales. Funciona especialmente bien con algodón, pana, lino, tweed y seersucker.

man wearing a denim shirt paired with a tweed suit

5. Deshazte de los pantalones: Bueno, siempre que los sustituyas por otro par de pantalones. Lo divertido de muchos trajes informales es que, a diferencia de sus homólogos más formales, pueden descomponerse en trajes separados con facilidad.

Prueba a combinar una chaqueta de tweed con unos pantalones de pana para conseguir un look académico. O incluso al revés. Una chaqueta de algodón queda bien con unos pantalones de lino o seersucker. O combina una chaqueta de lino con unos pantalones de algodón.

La sastrería informal es un mundo de posibilidades. Experimenta y puede que encuentres tu nueva prenda favorita.

man wearing a tweed houndstooth jacket with corduroy pants

Con esto hemos terminado nuestra inmersión en el mundo de los trajes informales. Esperamos que le haya resultado útil.

Hay mucho más en la profunda y fascinante historia de la sastrería en todos los extremos del espectro de la formalidad.

Pero no olvide que es la historia de la moda la que nos dice cuál es el mejor estilo para nuestra ropa, incluso hoy en día.

Etiquetas:

Dejar una respuesta